ARLES

El temple de Emilio De Justo y el valor sereno de Juan Leal

El último festejo de la Feria del Arroz de Arles tuvo como nota destacada la actuación de Emilio de Justo.

Templado y estético doblón de Emilio de Justo a su primer toro de Baltasar Ibán en Arles

 Templado y estético doblón de Emilio de Justo a su primer toro de Baltasar Ibán en Arles EFE

Claude San Nicolas | Arles (Francia)

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 22:32

El primer  toro de la corrida de Baltasar Ibán cumplió en varas y llegó al último tercio embistiendo siempre con la cara arriba. Muy dispuesto Emilio de Justo, que tuvo como culmen de su faena una notable tanda en redondo. Muy ligada y bien compuesta. Pero el toro fue a menos, y con ello la faena. 

Con el cuarto, De Justo volvió a mostrar su buen momento. El toro fue violento y el extremeño limó esas asperezas a base de temple y mano baja. Volvió a saludar una ovación.

El segundo fue un animal también muy venido a menos en la faena de muleta. Juan del Álamo lo intentó por ambos pitones y a base de insistir sacó una tanda al natural de frente de buena factura. Fue silenciado.

Tampoco mejoró la suerte para Del Álamo en el quinto, otro toro apagado en el último tercio con el que la faena del salmantino nunca tomó vuelo.

Se mostró variado Juan Leal con el capote. El diestro francés reaparecía tras su cogida en Bilbao. Éste tercero tuvo cierta nobleza y clase. Juan Leal hilvanó naturales de buena factura por ambos pitones. Tras unas manoletinas y una estocada baja fue ovacionado.

El sexto fue un toro de Ibán apagado en el último tercio. Juan Leal volvió a mostrarse firme y decidido, pegándose un arrimón final buscando un triunfo que no llegó.


FICHA DEL FESTEJO 

Nimes (Francia), domingo 9 de septiembre. 2ª de Feria. Un tercio de plaza.

Toros de Baltasar Ibán, bien presentados. Conjunto de juego desrazado y venido a menos en el último tercio. El mejor, el noble y enclasado tercero.

Emilio de Justo, silencio tras dos avisos y saludos.

Juan del Álamo, silencio y silencio tras aviso.

Juan Leal, saludos y silencio.

Lo más