COPE

Primera semifinal: Chipre y Malta apabullan en el regreso de Eurovisión 730 días después

Lituania y Rusia también enamoran mientras la australiana Montaigne, que participó con una actuación grabada al no poder acudir a Róterdam, se queda fuera de la gran final

Vídeo

Javier Escartín
@javierescarting

Coordinador digital del Grupo COPE

Enviado especial a Róterdam (Países Bajos)

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 19 may 2021

Y la música volvió a sonar 730 días después. El festival de Eurovisión alzó su telón de nuevo este martes con la celebración de la primera semifinal en su edición de 2021. Un regreso a la normalidad a través del concurso musical que durante décadas ha contagiado de alegría y excentricidad a un continente marcado por las cicatrices de la guerra, la penuria económica y ahora también las que deja la pandemia más virulenta en un siglo. Porque después de un año de silencio, tocaba volver a la fiesta. Y no es posible fiesta más popular que Eurovisión.

Todo parecía igual, pero realmente todo ha cambiado tras su cancelación en 2020. Las autoridades neerlandeses han permitido para esta edición la entrada de un 20% de aforo en el Ahoy de Róterdam, sede del certamen, con el propósito de demostrar que sí es posible celebrar grandes eventos en pandemia con todas las garantías sanitarias. Bajo el sonido del mítico Te Deum, que introduce al festival, los aplausos y los gritos del público devolvieron a Europa la esperanza de un inminente tiempo nuevo en el que el sonido de la música apague por completo al ruido generado por el implacable enemigo invisible.

Y ese fue el primer triunfo de Eurovisión 2021: devolver a los hogares de Europa el espíritu glam, excesivo y de verbena de un show forjado en la adversidad. Lo hizo, además, con un espectáculo de puro fuego y modernidad, que consolida al festival como uno de los productos de referencia en cuanto a innovación tecnológica dentro del mercado televisivo mundial. Además, el nivel musical fue también bastante superior al de otras ediciones y la semifinal celebrada este martes se ha revelado como una de las más competitivas que se recuerdan.

Vídeo

La griega Elena Tsagrinou, que representa a Chipre, se convirtió en una de las protagonistas de la noche al deslumbrar con una actuación pop y muy sólida de “El diablo”, un tema que recuerda al sonido más comercial de Lady Gaga y que sirvió a la helénica para invocar la atención de jurado y televoto con una exigente coreografía con gestos “diablescos”, cuatro bailarinas vestidas de rojo y un momento final en llamas que consagra a la isla mediterránea como una incipiente productora de divas eurovisivas tras las sonadas irrupciones de Eleni Foureira (2018) y Tamta (2019). Aunque el título de la canción enfadó a la Iglesia ortodoxa de la isla (el tema realmente habla sobre el desamor y las relaciones tóxicas), pocas candidaturas presentan este año un pack tan completo como el chipriota, con una apabullante actuación que le abre la puerta a pelear por el triunfo final. De momento, para Elena Tsagrinou fue fácil llevarse la victoria en el duelo que libró frente a la croata Albina y la azerí Efendi, un empacho de efectismo pop del que sólo sobrevivieron Chipre y Azerbaiyán.



El feminismo también ganó en esta semifinal. La joven maltesa Destiny cumplió con los pronósticos y obtuvo el favor de los votantes con “Je me casse”, un tema disco con ritmos charlestone con el que la cantante quiere romper estereotipos sobre el físico de la mujer y lanzar un mensaje de empoderamiento. Con una actuación muy fresca y deshinibida, la intérprete de 18 años tiró de vozarrón para confirmar también sus opciones para un primer triunfo de Malta en Eurovisión. Aunque para torbellino feminista, el de la rusa Manizha. La intérprete y compositora cautivó a la audiencia con “Russian woman”, un trabajo donde mezcla estilos tan diferentes como el pop, el rap y el folk para proclamar la liberación de la mujer rusa mientras en la actuación se libera del conservadurismo representado en una matrioska y homenajea a todas las de su género. Un torpedo contra los pilares tradicionales de Rusia que ya es una de las apuestas más interesantes de Eurovisión 2021, al igual que la opción ecléctica y futurista de la banda ucraniana Go_A. A pesar de que ambas forman parte del grupo de rarezas de esta edición, también estarán en la final.



La propuesta ochentera de la banda lituana The Roop – posible sorpresa para este sábado – el electro pop del jovencísimo cantante sueco Tusse y el bagaje del exitoso grupo belga Hooverphonic fueron suficientes para que las tres candidaturas superaran la criba de las semifinales, además del noruego Tix. El intérprete, el más exitoso en su país estos dos últimos años, quiso mostrar públicamente sus inseguridades al retirarse sus oscuras gafas durante su actuación y dejar a la vista de todos los tics que padece en los ojos fruto del síndrome de Tourette. Con estas características, a Tix le fue difícil poder llevar una vida normal durante su infancia y adolescencia, por lo que se refugió en la música. El público agradeció la desnudez de los sentimientos y emociones del representante noruego, pasando por alto también la barroca escenografía que presentó para defender su canción “Fallen angel” con cuatro ángeles danzando encadenados a su alrededor. La israelí Eden Alene completó el top10 de clasificados pese a que la nueva crisis abierta con Palestina amenazaba con reducir sus posibilidades y un centenar de personas aprovechó su presencia para manfiestarse a las puertas del Ahoy de Róterdam.

La suerte no sonrió sin embargo a la rumana Roxen, que al igual que en los ensayos previos mostró una interpretación vocal muy limitada. La eslovena Ana Soklic, el macedonio Vasil, la irlandesa Lesley Roy o la australiana Montaigne también se apean de la competición. Esta última se lleva, al menos, el honor de convertirse en la primera candidata que defendió su candidatura en Eurovisión con una actuación grabada debido a su imposibilidad para viajar hasta Róterdam. Aunque, realmente, lo histórico es que este festival haya podido celebrarse en plena pandemia.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar