• Martes, 16 de abril 2024
  • ABC

COPE

Noticias

Olvídalo, la inteligencia artificial ya lo sabe

El experto en IA y Big Data, Andrés Vegas, asegura que evitar que el Gobierno disponga de nuestros datos es "imposible"

Inteligencia Artificial

Sofía Narváez Balza

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:35

Nombre, DNI, domicilio, número de teléfono, contraseñas, matrícula del coche, o número de tarjeta… Sea cual sea el dato que considere importante, la inteligencia artificial (IA) ya lo sabe.

Los algoritmos ya son parte de nuestra rutina. Agentes digitales como Google, Amazon, Netflix, Instagram y Facebook, utilizan estos sistemas, y gracias a ello es que nos encontramos con la publicidad personalizada, el reconocimiento facial, traductores, e incluso con los vehículos autónomos.

De hecho, el experto en IA y Big Data, Andrés Vegas, cuya trayectoria profesional sobrepasa los 20 años en Telefónica, ha explicado en los micrófonos de COPE que cuando renovemos el DNI, este va a incluir datos biométricos que le permitirán al Gobierno identificar en vídeos a cualquier ciudadano.

Vegas advierte que el uso inadecuado de los datos es “un riesgo muy relevante”, y comenta que con solo acceder a un registro de actividad de un móvil, se pueden inferir las preferencias religiosas, políticas y sexuales de una persona, por lo que sería capaz de saber “con quién andas o con quién te acuestas”.

En este sentido, China ha demostrado ser el líder en materia de Big Data. Con más de 1.411 millones de habitantes, la magnitud de información con la que cuentan abre un abanico de posibilidades que, según se utilicen, podrían desembocar en situaciones complicadas.

Si nuestra privacidad reside en nuestros datos, ¿cómo es posible que el Gobierno posea total control de ellos? Vegas explica que en el momento en el que la digitalización de servicios llegó, esta “guerra” se dio por perdida, pues cada vez que hacemos la declaración de la renta, o vamos a la consulta de la Seguridad Social, se toma registro de nuestra actividad, por ello considera que evitar que el Gobierno disponga de nuestros datos es algo “imposible”.

El experto considera que el foco de atención debería estar puesto en exigir, como ciudadanos, la implantación de “mecanismos muy claros y rigurosos” para el control de los datos. De esta manera se le dará visibilidad a toda la actividad que ejecuta el Gobierno de nuestros datos.

¿Hay lugar para la ética?

Y, ¿sería posible conseguir un equilibrio entre los avances tecnológicos y la privacidad de las personas? El especialista está convencido de que sí deben existir límites, pero reconoce que “no es fácil establecer el umbral en donde queremos estar”, pues a pesar de los reglamentos que ya ha aprobado la Comisión Europea para la protección de datos y sobre la inteligencia artificial, aún se busca un equilibrio que no llegue a inhibir el grado o el avance a la innovación, pero que responda a las exigencias de los ciudadanos.

Si bien en Europa se mantiene presente este debate entre la ética y la carrera por el avance tecnológico, las medidas que se tomen van a depender de la percepción que se tenga del concepto de sociedad. Es por ello que Vegas considera que será muy complicado un uso libre de inteligencia artificial en la sociedad occidental, en donde se protegen las garantías individuales de cada individuo.

En este sentido, el experto señala que en China la tecnología está vista como un mecanismo que debe ponerse en pro del bien común, con independencia de que ello genere daños colaterales.

Vegas ejemplifica esta teoría con el caso del vehículo autónomo, un sistema que lleva asociadas una serie de cuestiones éticas muy evidentes. Si el coche detecta que va a tener un accidente y podría atropellar a tres personas, este debe decidir qué hacer: sacrificar la vida del conductor, o la del grupo. Lo mismo sucede cuando corre el riesgo de atropellar a un adulto o un niño, ¿a quién debe salvar?

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Estas son las cuestiones que se ponen sobre la mesa en Europa o Estados Unidos, mientras que en China probablemente su aproximación sea muy distinta. Es probable que el gigante asiático discuta la reducción de accidentes de tráfico gracias a la conducción autónoma y no en decisiones éticas que impliquen pocos fallecidos.

Al final son dos visiones distintas de sociedad que discuten por un mismo desarrollo tecnológico. ¿El resultado? Podremos verlos en los avances en inteligencia artificial, en donde China estima convertirse en el líder mundial para 2030.





Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar