• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

CIENCIA NUTRICIÓN

Cerebro e intestino: cómo las bacterias pueden influir en autismo y depresión

A la hora de alcanzar la máxima eficiencia mental influye la estrecha relación entre cerebro e intestino, un aspecto que ha estudiado la neurocientífica Raquel Marín, que aborda cómo el desequilibrio en las bacterias y microorganismos intestinales afectan a enfermedades como el autismo, la depresión y la anorexia.,Raquel Marín, que es catedrática de Fisiología de la Universidad de La Laguna, trata las evidencias científicas de esta relación en su nueva publ

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:24

A la hora de alcanzar la máxima eficiencia mental influye la estrecha relación entre cerebro e intestino, un aspecto que ha estudiado la neurocientífica Raquel Marín, que aborda cómo el desequilibrio en las bacterias y microorganismos intestinales afectan a enfermedades como el autismo, la depresión y la anorexia.

Raquel Marín, que es catedrática de Fisiología de la Universidad de La Laguna, trata las evidencias científicas de esta relación en su nueva publicación, "Pon en forma tu cerebro", que se presenta mañana en Las Palmas de Gran Canaria y el 4 de noviembre en Madrid, para posteriormente efectuar su divulgación en México.

Según indica en un comunicado la editora del libro, RocaEditorial, "Pon en forma tu cerebro" reúne la información necesaria para mantener sano y activo el cerebro durante todas las etapas de la vida con apartados independientes para cada una de ellas, desde la infancia y la adolescencia hasta la tercera edad y una sección especial a la menopausia en la mujer.

Además aporta planes específicos y pautas de estilo de vida para potenciar las capacidades y alcanzar el pleno rendimiento intelectual y creativo durante el período laboral, una correcta detoxificación en vacaciones, mejorar el equilibrio emocional y optimizar la salud mental en los mayores.

También por primera vez se reúne en un libro de divulgación información sobre cómo los desequilibrios en las diferentes bacterias y microorganismos del intestino afectan a enfermedades como el autismo, la depresión, la ansiedad y la anorexia, entre otras.

Asimismo la neurocientífica proporciona tablas informativas sobre qué alimentos contienen los distintos nutrientes, en qué proporción están y cuánto se debe ingerir para poder alcanzar las dosis diarias que el cerebro necesita para su correcto funcionamiento.

Aporta también información sobre los tipos de microorganismos del intestino, para qué sirven, qué comen y qué pasa en la cabeza cuando se ven afectados, además de indicar tareas físicas y mentales para tener pleno rendimiento intelectual en el trabajo, alta capacidad creativa en la faceta artística y conseguir una correcta detoxificación cerebral.

"El cerebro es un comensal exigente que consume mucho oxígeno y kilocalorías para funcionar. En particular, los dos primeros años de vida son cruciales para trazar el destino futuro de nuestra capacidad cognitiva y memorística" indica la autora en la publicación.

Lo más