La precaria situación de las Kellys en España

Hacen 400 habitaciones al mes, 800 camas, limpian 400 cuartos de baños, 400 terrazas, y todo por 2'30 euros cada habitación

 

  • item no encontrado

Redactora de informativos

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15 jun 2018

El presidente del gobierno ha recibido este jueves a las camareras de pisos, las que limpian, en Moncloa para escuchar su situación de precariedad. Denuncian que la externalización del servicio de limpieza en los hoteles las deja cobrando 2'30 euros por habitación, con una “lamentable” salud y trabajando en muchas ocasiones sin guantes ni productos.

Ángela Muñoz empezó en el año 99 como camarera de piso en un hotel de Madrid. Gracias a la formación continua dentro de las empresas se pudo presentar a las promociones internas. Actualmente es subgobernanta eventual en un hotel de cinco estrellas de Madrid donde el Director de Recursos humanos les da los buenos días y les pregunta si estás bien o necesitas algo. Muchas de las 200.000 mujeres como ella que trabajan en hoteles de toda España no pueden decir lo mismo. Desde hace dos años se han organizado. Hoy las autodenominadas Kellys se reúnen con Rajoy en un encuentro histórico.

Es la primera vez que el presidente Rajoy va a recibir a un colectivo para escuchar cuales son sus carencias y necesidades sin un intermediario de por medio. El 98% de las Kellys son mujeres. Se llaman así (acrónimo de “Las que limpian”) desde que en 2015 comenzaron a organizarse tres años después de la reforma laboral que las empujó a una situación laboral precaria, dicen. Las mujeres silenciosas que empujan el carrito en los pasillos de los hoteles hacen 400 habitaciones al mes, 800 camas, limpian 400 cuartos de baños, 400 terrazas, y todo por 2'30 euros cada habitación. Con eso conseguirán ganar 800 euros al mes.

Esta situación precaria se deterioró desde que los hoteles han externalizado los departamentos de pisos que desarrollan el trabajo principal de los hoteles y que afecta al 305 de la plantilla. “No se trata solo de una reivindicación salarial, explica Ángela, se trata de salud laboral. Muchas camareras están reventadas, les duelen las manos, la espalda. La externalización después de la Reforma laboral ha supuesto que los hoteles y las empresas de limpieza pacten en los despachos los precios y las condiciones de trabajo atendiendo unicamente a la rentabilidad económica.”

Denuncian que la Ley de Riesgos laborales no se están cumpliendo porque hay hoteles con servicio externalizado en el que trabajan sin los equipos de prevención e incluso no les dan guantes o productos si se terminan. “Nos hacen contratos por obra y servicios. Son contratos con los que se está haciendo fraude de ley porque la carga de trabajo corresponde a 8 horas y se están haciendo contratos por cuatro horas. No puedes formarte , ni promocionar. Y si te quejas te amenazan con que hay catorce esperando para ocupar tu puesto”. Eso por no hablar de la jubilación “Este tipo de contratos nos obliga a tener que trabajar mucho más para poder cotizar lo necesario para que se quede una jubilación decente”.

A Rajoy le van a contar cuál es la situación. El presidente se comprometió a recibirlas porque en sede parlamentaria explicó que desconocía su situación tras una pregunta de Maria José Lopez de Coalición canaria, hija de una Kelly que ha puesto el foco en ellas: “No queremos unicamente hacernos la foto, y si nos remiten a leyes o estudios es una forma de perder el tiempo. Seguiremos luchando por llegar a donde haga falta.”

Ángela se pone la camiseta verde para la foto. Una Kelly madrileña, una asturiana, dos canarias y una catalana le cuentan hoy a Rajoy que quieren que se modifique el estatuto de los trabajadores el artic 42.1. “Queremos la Ley Kelly para que se prohíba la externalización del trabajo en los hoteles, para que se reconozca nuestra enfermedades está la ley de riesgos laborales y unicamente hay que cumplirla”.

Lo más