COPE

El mal uso de los antibióticos puede causar tantas muertes como el cáncer en 2050

En 2021 cuatro mil personas perdieron la vida en España a causa de infecciones por bacterias superresistentes

ctv-fap-8012317530001w

Javier Herrero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:28

La aparición del COVID ha borrado del mapa otras crisis sanitarias que, sin embargo, no han desaparecido. Una de ellas es la que provocan las bacterias resistentes a los antibióticos. Solo en 2021 y en España fueron cuatro mil las personas que fallecieron a causa de las bacterias que mostraban inmunidad contra los antibióticos que se usaban para destruirlas. Si los antibióticos no nos curan, cualquier infección puede, y de hecho lo hace, acabar con la vida de una persona. En 2019 fueron 1,2 millones las personas que murieron por esta causa en el mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que, si no se evita, para 2050 esa cifra se eleve hasta los 10 millones, las mismas vidas que se perdieron en 2019 a causa del cáncer.

“Son bacterias que están acostumbradas a un estrés antibiótico muy alto, tanto que mutan para generar una resistencia y los medicamentos dejan de hacerles efecto”, lo explica María Tomás microbióloga del hospital de A Coruña. Esto es lo que hace que el mayor número de bacterias superresistentes se encuentren en los hospitales, allí es donde las bacterias tienen un mayor estrés antibiótico. De hecho, se estima que tres cuartas partes de las 4 mil personas que murieron por este motivo se infectaron en el hospital. “Es verdad que en los hospitales es donde más hay pero es crucial reducir el uso de antibióticos en la vida cotidiana para intentar así mitigar la resistencia de las bacterias”, explica Tomás. Con la llegada del COVID y el aumento desmedido de los ingresos hospitalarios se teme que este problema se haya podido agravar.

Ya el mero hecho de que los distintos países de la Unión Europea hayan creado planes nacionales para la de resistencia de los antibióticos da una idea de la magnitud del problema. En España, este plan ha conseguido que entre 2014 y 2020 se reduzca su uso en un 32,4% en humanos y un 56,7% en sanidad animal. “Es de extrema importancia concienciar a la población de hacer un uso responsable de los antibióticos. Que solo los consuman cuando hayan sido recetados por un médico y que cuando empiecen la pauta no la corten antes de tiempo. La gente tiende a confundir las enfermedades causadas por virus a las que son por una bacteria. Un virus es totalmente insensible a los antibióticos, de ahí que tenga que ser el médico el que diagnostique la enfermedad y establezca el tratamiento”, asegura Tomás.

Puede sonar desmesurado pero realmente la de las bacterias superresistenes es el gran reto sanitario al que se enfrenta la humanidad. Es crucial según explican los expertos consultados por COPE invertir en nuevas líneas de investigación para nuevos antibióticos, campañas de concienciación y tratamientos alternativos para combatir las bacterias de una manera eficaz.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2