Las ratas, como los humanos, olvidan recuerdos de forma selectiva, según una investigación

Las ratas, como los humanos, olvidan recuerdos de forma selectiva, según una investigación

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:26

Las ratas y los humanos comparten la capacidad del olvido selectivo, de esta forma se deshacen de aquellos recuerdos que distraen, utilizando regiones cerebrales similares a las que utilizan las personas, lo que juega un "papel fundamental" en la adaptación de estas especies de mamíferos a sus entornos, según una investigación de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

Se estima que el cerebro humano incluye unos 86 mil millones de neuronas (o células nerviosas) y hasta 150 mil millones de conexiones sinápticas, lo que lo convierte en una máquina para procesar y almacenar recuerdos, lo que ayuda en las tareas diarias, pero crea el riesgo de abrumar por la cantidad de información.

Por ello, los humanos poseen la capacidad de olvidar activamente los recuerdos que distraen, como ya demostró en un estudio previo el profesor Michael Anderson, en la Unidad de Cognición y Ciencias del Cerebro del Consejo de Investigación Médica, de la Universidad de Cambridge. "El mero hecho de recordar es una de las principales razones por las que nos olvidamos, moldeando nuestra memoria de acuerdo con su uso", ha alegado.

En el estudio publicado en la revista 'Nature Communications', el profesor Anderson, junto con Pedro Bekinschtein y Noelia Weisstaub de la Universidad Favaloro en Argentina, ha demostrado que la capacidad de olvidar activamente no es una característica "peculiarmente humana", sino que las ratas también comparten esta capacidad y usan un mecanismo cerebral muy similar, lo que sugiere que esta es una habilidad compartida entre los mamíferos.

Para demostrarlo, los investigadores han estudiado el sentido innato de curiosidad de las ratas. Cuando se ponen en un entorno, las ratas exploran activamente para aprender más sobre él, formando recuerdos de cualquier objeto nuevo que encuentren. Sobre esta base las ratas exploraron diferentes objetos, primero uno durante cinco minutos, después de lo cual fueron apartadas del terreno durante 20 minutos y más tarde retomaron la tarea con un objeto diferente.

Con el objetivo de ver si las ratas mostraban un olvido inducido por la recuperación, como los humanos, estas realizaron una práctica de recuperación. Durante esta fase los investigadores colocaron repetidamente la rata con el objeto que querían que recordara, junto con otro nunca visto en el mismo contexto. Las ratas prefieren instintivamente explorar objetos nuevos, lo que implica que efectivamente recordaban los objetos, tratándolos como "noticias viejas".

Cuando la región del cerebro de la rata, conocida como corteza prefrontal medial, fue "apagada" temporalmente usando el medicamento muscimol, el animal perdió por completo su capacidad de olvidar selectivamente los recuerdos; a pesar de pasar por la misma tarea de recuperación que antes. En los humanos, la capacidad de olvidar selectivamente de esta manera implica la participación de una región análoga en la corteza prefrontal.

Por tanto, las ratas parecen tener la misma capacidad de olvido activo que los humanos, utilizando para ello un mecanismo de control prefrontal similar. De esta forma, una mejor comprensión de los fundamentos biológicos de estos mecanismos puede "contribuir a que los investigadores desarrollen tratamientos mejorados para ayudar a las personas a olvidar los eventos traumáticos", ha concluido Anderson.

Lo más