Investigadores relacionan una histerectomía con una pérdida de memoria en ratas

Investigadores relacionan una histerectomía con una pérdida de memoria en ratas

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 13:24

Una investigación del departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Arizona (Estados Unidos), publicada en 'Endocrinology', ha hallado que a las ratas a las que se realiza una histerectomía que deja los ovarios intactos provoca un déficit de memoria.

El estudio sugiere que el útero podría tener funciones más allá de la reproducción, a pesar de la creencia de que su única función es acomodar y apoyar al feto, y que es un órgano inútil si se saca del contexto de la reproducción.

Hay conexiones directas entre el útero y el cerebro gracias al sistema nervioso autónomo del cuerpo humano, que coordina funciones inconscientes como respirar o la digestión. Las conexiones menos conocidas entre útero y cerebro podrían afectar a las funciones cognitivas e influir en cómo envejecen las mujeres.

"Hay algunas investigaciones que muestran que las mujeres que se han sometido a una histerectomía pero han mantenido sus ovarios tienen un riesgo mayor de demencia si la cirugía ha ocurrido antes del establecimiento de la menopausia por cauces naturales", ha explicado la investigadora senior del estudio, la profesora Heather Bimonte-Nelson, que ha calificado el hallazgo de "sorprendente".

Los investigadores han usado ratas hembra para analizar sistemáticamente el rol del útero y los ovarios en los procesos de aprendizaje y memoria. Se dividió a las ratas en cuatro grupos: a unas ratas se les extirpó el útero y los ovarios se dejaron intactos; a otras se les extirparon los ovarios y el útero se dejó, mientras que al tercer grupo se le quitaron ambos órganos. Al cuarto grupo se le sometió a una cirugía simulada en la que no se extrajeron ninguno de los órganos reproductivos.

CRUZAR UN LABERINTO

Seis meses después de la cirugía, los científicos enseñaron a los cuatro grupos de ratas a atravesar un laberinto acuático con forma de sol, con ocho brazos que salían de un centro circular. Una vez que lo aprendieron, el equipo investigador analizó la capacidad memorística de las ratas, además de controlar los órganos reproductivos y las hormonas de las mismas.

Se sumergieron plataformas al final de algunos de los brazos del sol y las ratas tuvieron que nadar para localizar las plataformas escondidas. Al inicio del experimento, los investigadores pusieron cuatro plataformas para que las ratas las encontraran. Después de que una rata encontrara una plataforma, el equipo la quitaba para todo el día. La rata, entonces, tenía que empezar el laberinto y buscar las plataformas que quedaban, recordando dónde habían estado antes y qué brazos habían estado vacíos.

Con dos plataformas fuera y dos para el final, los científicos descubrieron que las ratas a las que se les había extirpado el útero no podían manejar la carga memorística. Continuaron regresando a lugares donde nunca había habido una plataforma, lo que indicaba que no podían recordar qué brazos del laberinto conducían a las plataformas. El resto de cirugías no afectaron a los errores que las ratas cometían en el laberinto.

"La extirpación quirúrgica del útero tiene un efecto único y negativo en el funcionamiento de la memoria o cuánta información son capaces las ratas de manejar de manera simultánea, un efecto que hemos observado después de que las ratas aprendieran las reglas del laberinto", ha indicado la primera autora de la investigación, Stephanie Koebele.

UN ROMPECABEZAS HORMONAL

Al finalizar el estudio, los investigadores analizaron el tamaño, la forma y la estructura de los ovarios en todos los grupos. Los del grupo que se había sometido solamente a la histerectomía no podían diferenciarse de los ovarios de las que se sometieron a la cirugía simulada, que mantenían tanto el útero como los ovarios.

Los científicos también midieron la cantidad de las hormonas presentes en la sangre, como la progesterona, estímulos foliculares y hormona luteinizante. Las hormonas son químicos hechos para que el cuerpo regule los órganos, los sistemas corporales y enviar información. Los niveles hormonales en el grupo de la histerectomía con los ovarios intactos eran diferentes de las de la cirugía simulada, a pesar de que ambos grupos tenían ovarios.

"Incluso aunque los ovarios fueran de estructura similar en los dos grupos, las hormonas que produjeron las de la histerectomía de útero fueron de diferente perfil", ha explicado Koebele.

"Las hormonas afectan al cerebro y a otros sistemas del cuerpo, y tener una hormona de perfil alterado puede influir en la trayectoria del envejecimiento cognitivo y puede generar diferentes riesgos para la salud", ha agregado, aunque ha reconocido que este mecanismo es "complicado" pero "muy importante de estudiar y entender".

Lo más