Cosas de Radio Patio: Bocadillos a lo loco

Bocadillos de anchoas y jamón con tomate

 

Técnico de sonido COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10:22

He vuelto, como dice El Barrio. Sin anestesia. A César Lumbreras se le ha hecho larguísima mi ausencia, porque dice que he estado dos meses de vacaciones. Nada más lejos de la realidad.

Tenemos la gran suerte de tener a los yayos en casa, para ayudarnos, cuidarnos, mimarnos... Benditos abuelos. Y, cómo está la yaya, cuando llego a casa huele a rico, a mi comida de la infancia, olores de cocina hecha con cariño. El olor que evoca momentos de hace tiempo. Olor a “su cocina”, no a la mía. Y todo está mejor organizado aunque seamos más en casa. Eso sólo es capaz de hacerlo una madre como la mía. Impresionante. Y lo hace cantando. Tener suerte es poco.

Siendo tantos, era inevitable demostrar que en la variedad está el gusto. A la hora de cenar la opción era un bocadillo, un montadito, cada uno de lo que quisiera. Javier eligió de boquerones en vinagre, que no es lo que elegiría un niño pequeño como su bocata favorito. El problema es que no se podía poner las aceitunas dentro del bocata, con los boquerones, porque tenían hueso. Tuvo que ser con aceitunas aparte. Y así, el jamón con tomate, las anchoas y por supuesto, los boquerones en vinagre, se encumbraron como nuestros bocadillos favoritos.

Y el vuestro ¿ cuál es?

En mi grupo de amigas, guapas y sanas, vegetal, pollo con lechuga y tomate, jamoncito del bueno, o gulas con alioli y el de calamares, muy castizo, pero para comerlo en donde sepas que lo hacen para chuparse los dedos. Y surgió la locura cuando, la prima de una de ellas, comía bocadillo de “Nocilla con chorizo”. No. Como riquísimo no, original, tampoco porque, por lo visto, no era la única ¿En serio? Dónde quedaron aquellos bocadillos de nuestras meriendas, de pequeños. Mantequilla con azúcar, pan con chocolate, chorizo de Pamplona.

Y mirando en Google, van los holandeses y se ponen un croquetón gigante entre pan y pan. Si al menos fueran croquetas de jamón caseras... Imaginaros la cantidad de bocadillos disparatados que surgieron en el chat. Prometí que probaría el de nocilla con chorizo, pero no me sentí capaz, no tenía tanta hambre. Bocadillos, tantos como personas. Es lo bueno que tiene el pan, hasta garbazos de cocido a falta de otra cosa en la nevera. Juventud, hambre pos-fiesta y valor son los impulsores de disparatados bocatas.

En mi re-entré, volvió a surgir la pregunta estival típica ¿cuál es la canción del verano? Creo que, si tienes pueblo, y vas allí de vacaciones, la canción del verano es la que más gracia te haya hecho bailando con tus amigos en las fiestas, tipo “Paquito el Chocolatero”, favorita del señor Lumbreras, o la “Amapola”, que canta mi querida Toñi en cuanto nos descuidamos. Pero, como somos muy modernas y estamos a la última, creemos que es “Ya no quiero ná” ¿verdad @pcisneroscope? Y nos encantaría aprendernos el baile de Lola Índigo, y que nos saliera bien, no pasable ni gracioso. Deberíamos ir a clases de baile, pero al aire libre, sin espejos. Como lo de hacer zumba en la playa. Me estoy planteando coger a mi hija Alicia, salerosa y muy de bailar, que seguro que le sale el baile divino, y que nos enseñe, con altavoz en ristre, a movernos dignamente al ritmo de los bailes urbanos. Ya hemos demostrado que la música de los 80 y 90 la bailamos genial. El que tuvo, retuvo.

¿Quién se apunta? Y luego nos tomamos un montadito disparatado para reponer fuerzas. ¿Cuál es tu bocata favorito?

Preguntas existenciales, #CosasDeRadioPatio.

Etiquetas

Lo más