COPE

PARTIDOS CS (Previsión)

2021, año clave para el futuro de Cs: se la juega en Cataluña

Ciudadanos afronta un año clave para su futuro, en el que las elecciones de Cataluña del 14 de febrero serán determinantes para que Inés Arrimadas pueda enderezar el rumbo del partido, con permiso del PP, y pasar página definitivamente al descalabro que heredó de Albert Rivera.,Aunque el Partido Popular se ha empeñado en aprovechar la debilidad de Cs y lanzarle una OPA hostil, de momento, no parece haber tenido mucho éxito más allá del fichaje sorpresa de la qu

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:31

Alicia López

Ciudadanos afronta un año clave para su futuro, en el que las elecciones de Cataluña del 14 de febrero serán determinantes para que Inés Arrimadas pueda enderezar el rumbo del partido, con permiso del PP, y pasar página definitivamente al descalabro que heredó de Albert Rivera.

Aunque el Partido Popular se ha empeñado en aprovechar la debilidad de Cs y lanzarle una OPA hostil, de momento, no parece haber tenido mucho éxito más allá del fichaje sorpresa de la que era portavoz naranja en el Parlament y en el Senado, Lorena Roldán, y un par de excargos irrelevantes en Baleares.

La desbandada masiva hacia el PP que pronosticaban algunos críticos dentro del partido no se ha producido, aunque insisten desde estos sectores que como la derrota electoral en Cataluña sea de dimensiones estratosféricas, se acabará produciendo.

Desde la dirección de Cs no prevén una catástrofe electoral de semejante magnitud y aunque esperan una derrota están convencidos de que salvarán la cara y obtendrán un resultado mucho mejor que el del PP, lo que les permitirá iniciar una remontada a nivel nacional.

Para empezar a preparar esta batalla electoral, la única prevista en 2021, Ciudadanos ha respondido a la marcha de Roldán al PP con el fichaje esta semana de la periodista Anna Grau, una baza mediática que se incorpora como número dos en la lista por Barcelona.

Parten de unas encuestas que pronostican un retroceso de la primera posición que lograron en las elecciones de 2017 (36 escaños) a la cuarta (14-16 diputados), según el último sondeo del CEO catalán, publicado el 18 de diciembre, que prevé un crecimiento del PP hasta los 14-16 escaños (tiene 4).

Otro escenario en el que Ciudadanos se juega su visibilidad es en el Congreso después de un año muy intenso en el que ha conseguido hacer valer sus exiguos diez escaños en la negociación de las sucesivas prórrogas del estado de alarma, primero, y luego en la de los Presupuestos.

Recuperar al menos parte de ese foco que ha perdido una vez que las cuentas públicas han salido adelante con su voto en contra, es otro de los retos que tienen los de Arrimadas este año.

Un reto al que se enfrentan con las mismas cartas que han sacado todos estos meses, las de la responsabilidad y buscando ser útiles a los españoles, según insisten fuentes de la dirección, que aseguran que no dejarán de apoyar cualquier iniciativa que consideren buena para los ciudadanos aunque provenga del Ejecutivo, como así han hecho con la ley de eutanasia.

Por el contrario, la relación con los populares, con quienes cogobiernan en cuatro comunidades autónomas, puede enfriarse por esas maniobras de captación de naranjas que está intentando el PP y que para Cs suponen una clara deslealtad por tratarse de un socio de gobierno, y así se lo han advertido a los de Casado.

Desde que Arrimadas relevó a Albert Rivera en Ciudadanos, hace casi un año, todo su afán ha sido reivindicar el espacio de centro político que Rivera abandonó escorándose a la derecha y aceptando a Vox en su barco, y tratar de que su decena de escaños sirviera para algo.

Todo lo contrario a lo que hizo el anterior líder naranja, que despreció el papel de partido llave y se enrocó en el "no a Sánchez", lo que abocó al país a la repetición electoral y casi a la desaparición de Cs.

Este giro de Arrimadas ha tenido sus detractores dentro del partido; algunos se fueron y otros, como Rivera, no se han aguantado las puyas aunque hayan sido indirectas, pero la nueva dirección ha apostado por este nuevo rumbo, que incluye pactar a izquierda y derecha y atacar sin tregua a la parte morada del Gobierno. Y parece que las encuestas se lo están reconociendo poco a poco.

En el último barómetro del CIS, del 21 de diciembre, Ciudadanos ganaba un punto y se colocaba en un 10,5 por ciento en intención de voto; en las elecciones del 10N obtuvo un 6,9 % de los sufragios y 10 escaños, un desplome catastrófico después de los 57 escaños y un porcentaje del 15,86 que logró apenas seis meses antes, el 28A.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar