¿A quién le interesa más un acercamiento entre EEUU y Corea del Norte?

Reuters

YONHAP

  • item no encontrado

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:39

Hace  apenas  cinco  meses el  presidente Trump  descartaba  la  idea  de  dialogar con  Corea  del Norte. En  su  opinión  durante  los  últimos  25 años los  acercamientos  de anteriores administraciones  no  habían  servido para  nada,  habían  sido  engañados. Con Corea  del  Norte – decía Trump-  solo funciona   la  fuerza.

Cinco  meses  después  Trump  ha  decidido  aceptar  la  invitación  del  máximo  líder  norcoreano Kim Jong-un  sin  mayores  garantías  que  sus antecesores,  tan  solo  la  promesa de  que  Corea  del Norte pondrá  fin  a  sus  ensayos  nucleares y  de  misiles balísticos.

El  secretario  de  estado Rex Tillerson confirmaba  que la  decisión de dialogar  directamente  con Corea del Norte  fue una  decisión  absolutamente  personal de Trump. El  propio  Tillerson  manifestaba tan  solo  horas  antes  de  conocerse  la  noticia  que  “las  negociaciones  con Corea del Norte  están  muy  lejos” y  antes “habría  que  dialogar  sobre  que  se  quiere dialoga”.

Tanto  el Departamento  de Estado  como  en  el   Pentágono  fue  una  sorpresa la  decisión  de Trump. Desde  esos  departamentos  se reconoce  que  ahora  mismo  no  existe  ni  una  estrategia ni  un grupo  de trabajo que pueda  hacerse  cargo de  ese  proceso  negociador.

En  las últimas horas muchos  analistas  han  vuelto  a  criticar  a Trump por  abordar  una  asunto  tan  serie como  si  fuera  un  “reality show” y  le  recuerdan  que  la  seguridad  nacional  está  en  juego. Desde  la  Casa Blanca  se  rechazan  esas  críticas y  se  recuerda  que  los  estadounidenses  eligieron  a Trump  precisamente para  eso:  para  alejarse  de las  viejas  recetas  de  los políticos  de  toda  la  vida y  buscar  nuevas soluciones.

¿Cuál  es  la  razón  tras  la oferta  de diálogo  de Corea  del Norte?

Es  el  resultado  de los  esfuerzos  del  Presidente  de Corea  del Sur Moon Jae-in para rebajar  la  tensión  en  la  península  de Corea y fomentar  entre los Estados Unidos y Corea del Norte. El  primer  paso fue  que  el  régimen  de Pyongyang  aceptara  participar en  los  juegos  olímpicos  de  invierno  celebrados  en Pyeongchang. Eso   facilitó  el  camino  para  que  una  delegación surcoreana  se  entrevistara  con Kim Jong-un en la capital  norcoreana.

Pero  no  han  sido  solo  las  gestiones  diplomáticas del  presidente Moon. Corea  del Norte  lleva  meses  sintiendo  las  consecuencias  de  las últimas  sanciones  impuestas  por  el Consejo  de Seguridad  de  Naciones  Unidas,  unas  sanciones que  han  tenido  el  efecto  esperado  fundamentalmente  por  el  compromiso  de China en  su  implementación. El vicepresidente Mike Pence  subrayaba  que  las  sanciones  habían  sido  fundamentales para  inclinar  al  régimen  de Corea  del Norte  a  dialogar.

¿Qué busca Corea  del Norte con estas  negociaciones?

Reconocimiento. Muchos  analistas  coinciden  en  que ese  es  el  primer  objetivo  de Kim Jong-un.  Una reunión con Trump,  le pondría  al  mismo  nivel  del Presidente  de  los Estados Unidos. Esta reunión  le  daría  al  líder  norcoreano el  prestigio  que  siempre  ha  buscado. Sin  olvidarse  del   levantamiento  de las  sanciones. Sobre  la  mesa  también  estaría la  reducción  del  número  de  tropas  estadounidenses  en  Corea del Sur,  que  en  estos  momentos   es  de 25.000.

Estados Unidos  buscará la  desnuclearización  de Corea  del Norte y  aquí se  pueden  encontrar estas futuras negociaciones  con  su  principal  riesgo, que Washington  no  se  crea  las intenciones  de Pyongyang  de  abandonar  la  carrera  nuclear y  refuerce  su  idea  de  que  solo  el  uso  de  la  fuerza  solucionará  el  problema.

¿Qué puede ir  mal?

Muchas  cosas. Todo puede  ocurrir  en  una  reunión  donde  los  líderes  más inusuales del  actual  panorama político mundial se  van  a  sentar  frente  a  frente.

Llegados  al  extremo  de  una reunión donde Trump y Kim Jong-un compartan  mesa  de trabajo,  un  fracaso  sería muy  negativo  para los  esfuerzos  de  desnuclearizar  la  península  de Corea. El  margen  de  error  seria  mínimo  para  intentar  recomponer   la  situación.

Lo más