El Consejo General de Enfermería lanza una campaña para que se prohíba fumar en los coches

El Consejo General de Enfermería ha puesto en marcha una campaña para convertir a los niños en agentes de salud y conseguir que los padres no fumen en el coche.

 

  • item no encontrado

Jefa de Sociedad, Nuevas Tecnologías y Casa Real en COPE

cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 13:53

Los niños expuestos al tabaco tienen hasta cuatro veces más riesgo de sufrir cáncer de pulmón cuando son adultos y fumar medio cigarrillo en el coche genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud. Para concienciar de ello, el Consejo General de Enfermería lanza hoy la campaña “coches sin humo” para sensibilizar mediante charlas escolares a los más pequeños de la casa como Manu o Ari de 8 años.

Los protagonistas de esta novedosa campaña serán niños de 5 a 10 años quienes, tras recibir la visita de enfermeros en sus colegios, se convertirán en agentes de salud y trasladarán el mensaje a sus padres. Dicha campaña incluye juegos, folletos educativos e informativos, así como distintivos y llaveros para identificar los “Coches Sin Humo”. La Organización Colegial de Enfermería, profesionales de toda España impartirán charlas educativas a los escolares en las que, de forma amena y didáctica, atendiendo a la edad de cada grupo, se hará hincapié en la prevención del tabaquismo y en el riesgo aumentado que supone para su salud y la de sus padres fumar dentro del coche. Tras la charla, las enfermeras repartirán entre los escolares distintos materiales para reforzar los mensajes que quieren transmitir.

Tanto los diseños como los mensajes de la campaña han sido concebidos con un enfoque muy positivo, de esta forma, desde el Consejo General de Enfermería se busca no sólo concienciar a los niños que reciban las charlas y sus familias sino animar a que estas lo compartan en sus redes sociales y el mensaje cale en la población.

El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, durante la presentación de esta iniciativa a los medios de comunicación ha dicho que “la Organización Mundial de la Salud advierte que el 30% de las muertes por tabaquismo pasivo en el mundo se da en los niños y es responsable de un gran número de problemas, entre los que se encuentran sibilancias, tos crónica, asma, bronquitis, infecciones severas, neumonía, otitis e incluso obesidad, por no hablar del cáncer, como han puesto de manifiesto distintos trabajos científicos”. Para el presidente de los enfermeros españoles, no cabe duda de que “en nuestro país, la ley Antitabaco de 2011 ha supuesto un antes y un después en salud pública", sin embargo, debemos ir más allá.

Asimismo también ha expuesto el motivo de la iniciativa de esta camapaña: "La hemos puesto en marcha, de un lado, para pedir su prohibición, ya que entendemos que es un acto de responsabilidad cuando hay estudios científicos que demuestran que en el coche de un fumador hay más partículas dañinas de las que había en un bar cuando se podía fumar libremente. Prohibir que se fume en aquellos vehículos en los viajan niños es una prioridad. Mientras tanto, la campaña pretende concienciar a los adultos de que no fumen en sus vehículos y no sólo cuando estén delante los niños, sino también en su ausencia pues las sustancias nocivas presentes en el humo del tabaco quedan retenidas en la superficie y se siguen respirando durante semanas aunque ya no se fume”.

Por otro lado, la Universidad de Granada ha llevado a cabo estudios que comparan la exposición al humo del tabaco antes y después de 2011. Los resultados, obtenidos a partir de la exposición a la cotinina (sustancia derivada de la nicotina que se emplea como marcador de la exposición al humo del tabaco) nos dicen que la actual Ley Antitabaco ha reducido la concentración de nicotina en los adultos no fumadores, pero no en los niños. El hogar y el coche privado se convierten en los principales lugares donde tiene lugar esa exposición y, en el caso del coche, hablamos de un espacio muy reducido donde el hecho de fumar sólo medio cigarrillo ya genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud.

Todo ello, ha añadido el presidente del Consejo General de Enfermería, “por no hablar del cigarrillo como elemento de distracción al volante. Y es que, según datos de la DGT, el 30% de las víctimas mortales se producen por distracciones al volante, lo que se traduce en 500 muertes al año. Aunque el móvil es el principal motivo de esa distracción, la acción de encender un cigarrillo, que se caiga ceniza e incluso que nos quememos es otra de las razones por las que habitualmente el conductor se distrae”.

El presidente del Consejo General de Enfermería ha recalcado la necesidad de sumar fuerzas para que todos los automóviles del país se conviertan en “coche sin humo”. “Y para conseguirlo queremos involucrar a toda la enfermería, pero también a otras profesiones sanitarias y sociales, asociaciones de pacientes, asociaciones civiles y de consumidores. Otra línea de trabajo va a ser la salud laboral, vamos a tratar de involucrar a las empresas mediante acuerdos por los cuales las enfermeras del trabajo puedan distribuir estos materiales a los trabajadores y clientes de las compañías”.

Finalmente, el presidente del Consejo General de Enfermería ha señalado la importancia de que, en este como en tantos otros temas de protección y educación para la salud, los ciudadanos tengan la certeza de que “sus enfermeras” están siempre dispuestas, por su conocimiento, responsabilidad y compromiso, a ayudarles a vivir, no solo más tiempo, sino con mejor calidad de vida.

Etiquetas

Lo más