¿Cómo afecta a tu sueño el cambio de cama en vacaciones?

Habitación de un hotel. Archivo

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 06:08

El calor, cenas copiosas, cambios de hora de sueño... todo perjudica la calidad del descanso en vacaciones. A estos factores además hay que sumarle el costoso cambio de cama, que puede llegar a afectar al sueño más de lo que pensamos. 

Muelles que se nos clavan, almohadas más gruesas que de costumbre, colchones blandos o demasiado duros, son los principales 'handicap' a la hora de dormir en vacaciones. “Cada uno estamos habituados a una firmeza, a un tamaño y a un material específico (latex, viscoelástica, muelles embolsados…). Nuestro cuerpo nota esos cambios, algo que puede provocar problemas a la hora de conciliar el sueño”, explica la doctora Cristina Zunzunegui, directora del Área Clínica de Somnisa y especialista en Psiquiatría y Medicina del Sueño.

Pero no solo eso, el no estar en nuestra habitación, pasar a un clima diferente, tener que dormir con más-o menos- luz de la que estamos acostumbrados, también influye. "Está claro que si vamos a una ciudad en la que el calor es extremo y el alojamiento no dispone de aire acondicionado o ventilador, poco podemos hacer al respecto. La dureza del colchón o su excesivo uso tampoco es algo por lo que podamos hacer mucho. Sin embargo, sí que es posible adaptarnos a otros cambios de forma fácil”, aclara la doctora Zunzunegui.

¿Qué cambios?  Además del reloj biológico que se encarga de que durmamos por la noche y nos mantengamos despiertos durante las horas de luz, la melatonina también tiene mucho que ver en este aspecto. “Esta hormona no solo nos ayuda a conciliar el sueño, sino también a mantenernos dormidos. Su secreción está favorecida por la oscuridad, de modo que, si entra luz en la habitación, disminuirá el nivel de melatonina y será más probable que nos despertemos”, desvela la experta en Medicina del Sueño. La solución: un antifaz en tu maleta.

“Otra de las recomendaciones que hacemos siempre a los pacientes del tratamiento online contra el insomnio de Somnisa es intentar mantener las rutinas de sueño. Es cierto que, durante las vacaciones, trasnochamos más y nos levantamos más tarde. A pesar de ello, es conveniente que, en la medida de lo posible, no modifiquemos demasiado nuestros horarios de sueño. Esto nos ayudará a adaptarnos más fácilmente a la vuelta a casa”, añade la doctora Zunzunegui.

Además es importante no obsesionarse si la primera noche tardamos en quedarnos dormidos o nos despertamos varias veces. “Por suerte, nuestro cuerpo está preparado para adaptarse a este tipo de cambios, así que en muy pocos días estaremos acostumbrados al nuevo entorno”.

Lo más