Línea Editorial 9/11/2015

No es buena para nadie

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:11

La resolución con la que se pretende dar inicio al proceso secesionista no es buena para nadie. No es buena para aquellos que están convencidos de que en una Cataluña independiente serán más libres y felices, porque esa aspiración se canaliza rompiendo cualquier posibilidad de diálogo, a través de un proceso que no respeta la legalidad vigente y que fractura hasta límites insospechados la ya fragmentada sociedad catalana. No es buena porque se apoya en un respaldo minoritario. No es buena porque sigue los dictados dela CUP, un partido que tiene poco más del 8 por ciento de los votos.No es buena porque rompe con la tradicional sensibilidad de la sociedad civil catalana, caracterizada por el sentido común, la moderación y el realismo. No es buena porque crea una gran incertidumbre y acelera el descenso, ya muy preocupante, de la inversión extranjera en Cataluña. No es buena porque empuja a muchas empresas a la deslocalización. Y no es buena porque la unidad de Cataluña con España, valor histórico que sigue siendo decisivo en el presente, es fuente de riqueza en todos los niveles de la vida social.En todo caso, la resolución no tendrá valor jurídico y será, sin duda, anulada por el Tribunal Constitucional. Pero el daño ya está hecho, y sus responsables merecen la correspondiente reprobación jurídica, política y social. 

Lo más