Varias mamparas nuevas del Viaducto aparecen con pintadas y grafitis

La asociación de vecinos Cavas-Latina denuncia este acto de incivismo y pide un castigo ejemplar para los autores

ctv-jw3-whatsapp-image-2019-11-12-at-154539
Ramón García Pelegrín

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:20

Un acto de vandalismo, puro incivismo, un derroche de dinero. Así califican vecinos y turistas la aparición de varias pintadas y grafitis en las mamparas centrales del Viaducto. Unas mamparas de cristal nuevas, instaladas por el Ayuntamiento hace pocas semanas, para sustituir las antiguas que ya se encontraban muy sucias y deterioradas. El presidente de la asociación de vecinos cavas/latina, Saturnino Vera, daba la voz de alarma en COPE:

“Es un asco... Hemos pasado varios años con unas mamparas tan sucias que era necesario elevarse para ver algo y tirar una foto. Que venga ahora alguien para poner ahí su firma es una auténtica barbaridad. Hay policía especializada que debería detener a los autores de las pintadas y ponerles un castigo ejemplar”.

ctv-qds-whatsapp-image-2019-11-12-at-154615

Las primeras pantallas de cristal aparecieron en 1998 para hacer más segura la travesía de los 120 metros de longitud del Viaducto. Saturnino se lamenta y se sincera al asegurar que “a mí me daba vergüenza no poder enseñar mi ciudad a nadie en un lugar tan emblemático con esas vistas al atardecer sobre la casa de campo o la calle Segovia tan maravillosas. Que otra vez las tengamos manchadas es vandalismo en grado extremo”.

La asociación de vecinos teme ahora el efecto llamada, lo que se conoce como “efecto cristales rotos” y que se reproduzcan las pintadas. Residentes del distrito Centro y turistas deploran la mala imagen que estos grafitis suponen para la capital como los coruñeses Mónica y Alejandro que visitan Madrid por primera vez:

“Es una pena que destrocen una paisaje tan bonito. Es un problema de educación. Da muy mala imagen a Madrid que es el centro de España. No es nada cívico por parte de la gente que lo hace”.

ctv-wsx-whatsapp-image-2019-11-12-at-154558

Sebastián vive en la calle Segovia justo debajo del Viaducto. No está nada contento con estas pintadas y se refiere a sus autores con ironía: “Deberían presentarse a alguna exposición en lugar de pintar lo que es de todos. Destrozar por destrozar no es algo que me guste”.

Lo más