Boletín

Una "p" de pobre contra Madrid Central

La campaña "Soy pobre pero digno" busca concienciar sobre cómo afecta la medida del Ayuntamiento a las familias con menos recursos

Una p de pobre contra Madrid Central

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:43

“No te evitará la multa pero tu coche irá a la moda”. Con humor ha arrancado este lunes la campaña Soy pobre pero digno contra las restricciones al tráfico rodado en Madrid Central. Desde el próximo sábado 16 comenzarán a imponerse multas a todos aquellos vehículos que incumplan la ordenanza municipal. Ya se han comenzado a repartir por carta siete mil pegatinas como las de la DGT pero con la P de pobre. En total, se quiere llegar a distribuir cincuenta mil pegatinas con un valor simbólico de protesta social.

Las diversas asociaciones que apoyan la campaña, como la de Transportistas Autónomos, la Asociación por el fomento empresarial del sur, Colegio Oficial de Agentes Comerciales o la plataforma Soy de Madrid  denuncian que la medida perjudica a los ciudadanos con menos recursos de la periferia. Son personas, añaden, que no pueden comprar un coche eco o de cero emisiones. La portavoz de Soy de Madrid, Ana Hernando, asegura a Cope que “pegar la pegatina en el vehículo es una forma de protestar complementaria a expresar sus quejas en la redes sociales”. Ana Hernando sí vería bien la creación de aparcamientos disuasorios en las entradas de Madrid para que las personas que se desplazan desde la periferia puedan acceder en transporte público gratuito al centro de Madrid, como ocurre en otras ciudades europeas. El 67 por ciento considera que Madrid Central afecta negativamente a sus vidas, según una encuesta realizada en una veintena de localidades de la Comunidad de Madrid entre 9.500 personas

 Transportistas y agentes comerciales son de los sectores más perjudicados por Madrid Central. Félix Celma, del Colegio de Agentes Comerciales de Madrid señala a COPE algunas soluciones como “la creación de un distintivo específico que les permita entrar en la almenda central de la capital sin necesidad de dejar el vehículo en un párking público”.

En opinión de estas asociaciones contrarias a Madrid Central, el Ayuntamiento madrileño debería haber comenzado limitando el tráfico en los barrios más contaminados y no en el centro histórico.     

Lo más