El principio del fin de Spanair

Recuerdo de las víctimas que perdieron su vida en la catástrofe aérea con mas muertos en Europa Occidental desde 1988

 

Gonzalo Zaballa Beltrán de Heredia

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 16:36

Rafael Vidal se levantó el 20 de agosto de 2008 con intención de viajar unos días a Gran Canaria. El vuelo, previsto para las 13:00h, avisó de su retraso. Los viajeros, que como Rafa esperaban expectantes su salida, terminaban su almuerzo y guardaban su documentación cuando a las 14:45h, el vuelo JK-5022 entraba en pista, sin saber que no volvería a salir de ella...

Las torres de control alertaban de lo que mas tarde se convertiría en el accidente de aviación española con más muertos en 25 años. 154 personas no llegaron a ver las playas Canarias porque, en el momento del despegue, un fallo humano al no desplegar los flaps y slats del avión provocó un fallo mecánico del TOWS que obligó al avión a girar a la derecha y perder velocidad. Después, la aeronave se precipitó contra el suelo cargado de doce toneladas de combustible 

"La vida es caprichosa, tuve la suerte de sobrevivir a un accidente de 400km/h sin cinturón de seguridad, luego caí en el riachuelo y cuando explotaron las 80 toneladas de queroseno pasaron por encima mía. Vi aquello como una bomba de napalm", cuenta Rafael Vidal, superviviente del vuelo JK-502

Los pilotos no podían haber sido alertados de su error, ya que la alarma que les podría haber advertido no funcionó. Hoy, Rafael Vidal prosigue con su vida de la mejor manera que puede. Ha vuelto a volar y después de 17 operaciones en la pierna no puede volver a hacer deporte (En el momento del accidente, se dirigía a Gran Canaria a hacer surf) y 10 años después sigue luchando por dejar ese episodio atrás. Pero 154 personas de las 170 que viajaban no lograron regresar a casa con sus familias. 

Lo más