Madrid Central: Pases clandestinos, venta de empadronamientos, fallos en el sistema y pegatinas

ctv-a0x-img-20190213-wa0014

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:52

Desde la plataforma de afectados por Madrid Central admiten que cuando plantearon las medidas para mejorar Madrid Central (octubre 2018), no se esperaban que a estas alturas, todavía no se hayan ni debatido esas aportaciones. Estaba estipulado que se estudiarían en unas mesas de seguimiento con el Ayuntamiento. Mesas, en las que después de 3 encuentros no hay puntos del día, ni mucho menos soluciones a los agentes damnificados.

Denuncian fallos informáticos de acreditaciones para residentes, cuentan que se confunden pases mensuales con pases diarios, no se han mandado cartas informativas a los que rebasaron el limite de la APR en los meses previos a su fase restrictiva y admiten que, cuando exponen dudas en el ayuntamiento, la información cambia según el funcionario a quien le preguntes, además, sigue sin haber solución para los transportes de mercancía nocturno. Por no hablar de los paneles informativos de las plazas de Parking (inexistentes por el momento) y que han sido sustituidos por pegatinas que prohíben el paso. Algo que dinamita los propios intereses turísticos de la ciudad llegando a encontrar casos donde el letrero lee: “Museo Reina Sofía, prohibido el paso, solo personal autorizado”.

Ha habido un último inquillino a los afectados por Madrid Central, la Sociedad Vicente de Paul que regenta un banco de alimentos y un ropero solidario y se encuentra frente a la problemática de que sus voluntarios no pueden acceder a dejar ropa o alimentos al lugar, por las restricciones de la APR. Un problema de momento, sin solución, ya que el Ayuntamiento no les concede pases de acceso ya que figuran como persona jurídica (sociedad/empresa) y no como persona física (individuo). Prohibición de paso y por lo tanto, cese de la actividad de un banco de alimentos que abastecía a 300 familias.

Insisten en que no quieren la eliminación o la dilatación de la entrada en vigor de la fase mas restrictiva de esta APR si no que quieren un modelo sostenible, no solo medioambientalmente como se está pretendiendo, si no también social y económicamente.

La situación se ha visto trasladada al mercado clandestino ya que desde Navidades se están produciendo casos donde particulares, venden de forma clandestina justificantes de empadronamiento o tarjetas de residentes, estos últimos, se están vendiendo a 20€ el pase diario, los justificantes de empadronamiento en domicilio ajeno, llegan a alcanzar cifras de 200€.

Lo más