Más directos

La enfermera acusada de matar a dos ancianas inyectándoles aire: "Nunca sería capaz"

"Me he dejado la piel para cuidar a los ancianos del hospital y que me acusen de que soy una asesina es horrible", ha dicho Beatriz

Vídeo

 

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:40

La auxiliar de clínica del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid) acusada de matar a dos ancianas inyectándoles aire con una jeringuilla ha negado este martes su implicación en sendas muertes y ha asegurado que "nunca sería capaz de quitarle la vida a nadie, ni aunque padeciera por su dolor". "Me he dejado la piel para cuidar a los ancianos del hospital y que me acusen de que soy una asesina es horrible", ha dicho Beatriz L.D., que se enfrenta a una petición del fiscal de 40 años de cárcel, de prisión permanente revisable por parte de las acusaciones, y que se ha declarado inocente ante el jurado popular que la juzga en la Audiencia Provincial de Madrid.

La acusada, que presuntamente mató a dos ancianas en 2015 y 2017 inyéctandoles aire en las venas -aunque según las acusaciones pudo haber asesinado hasta cinco más- ha asegurado que ni formaba parte de su trabajo por su condición de auxiliar manipular objetos punzantes como jeringuillas, ni conocía a las víctimas o tenía "motivo alguno" para matarlas.

Ha alegado que en el caso de la primera muerte, incluso avisó a la enfermera y a los médicos de que la paciente se encontraba muy enferma, lo que, según su defensa, "es incompatible con la idea de que fuera ella quien causara la muerte"

Este primer acontecimiento y algunos otros -que no se han llevado a juicio-, fueron considerados "sospechosos" por los médicos y por ello se instalaron unas cámaras de vigilancia en el pasillo donde se habían producido. Estas cámaras recogieron las imágenes del día en el que se produjo la muerte de la segunda anciana y en las que aparece la acusada, que ha apuntado que se ve cómo no cierra la puerta tras acceder a la habitación en la que supuestamente cometió el crimen, porque no tenía "nada que ocultar".

Sobre el móvil de los presuntos asesinatos, una "incógnita" para algunas acusaciones, que apuntan como posibilidad la postura de la acusada a favor de la eutanasia, ella ha dicho que no tiene "autoridad ninguna para decidir por lástima provocar una muerte porque para eso está el medico o los familiares".

La procesada, madre soltera de una niña de 10 años, ha expuesto que llevaba ejerciendo su profesión de auxiliar de enfermería once años hasta que fue detenida e ingresó en prisión. "Llevo 1 año y 10 meses sufriendo por algo que no he hecho y me siguen llamando asesina, ¿por qué?", ha añadido. El juicio continuará mañana con las declaraciones de varios testigos, entre ellos médicos y enfermeras del hospital de Alcalá de Henares. 

Lo más