Boletín

20 de julio

Tensión en el Estrecho de Ormuz

El estrecho de Ormuz es, de facto, la frontera entre el chiismo, representado por Irán, y el sunnismo, representado por los países del Golfo

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19 jul 2019

La tensión entre Estados Unidos e Irán en el estrecho de Ormuz ha aumentado después de que la marina norteamericana haya destruido un dron de Teherán. Desde el inicio de su mandato Donald Trump ha ido incrementando la conflictividad. La cercanía de Washington a Israel y a Arabia Saudí ha provocado que Teherán se haya convertido en su principal adversario en la región. Este posicionamiento, no dictado por un realismo geoestratégico que sería deseable, llevó a Trump abandonar el acuerdo para frenar el desarrollo nuclear de Irán. Desde entonces Trump ha hecho seguidismo de la actitud de los líderes israelíes y saudíes.

Este enfrentamiento con Irán se produce en una de las zonas más conflictivas del planeta y sin que la administración estadounidense tenga una posición clara respecto a la región. Solo demoniza de forma simple a Teherán sin ofrecer una alternativa a la creciente hegemonía de sus socios en Iraq y Siria. Tampoco entra en la complejidad del sunnismo.

El estrecho de Ormuz es, de facto, la frontera entre el chiismo, representado por Irán, y el sunnismo, representado por los países del Golfo. Pero las posiciones dentro del mundo sunnita no son homogéneas. Las aguas del Estrecho están muy cerca de Qatar, gran soporte de los Hermanos Musulmanes y enemigo de Arabia Saudí. También lo están de los Emiratos Árabes Unidos, que apoyan un islam opuesto al radicalismo salafista de los saudíes. Trump se limita a favorecer al régimen de Riad sin que se conozcan hipótesis sobre todo lo demás.

Lo más