COPE

LÍNEA EDITORIAL

Proteger a la infancia

Esta ley, como toda obra humana, ni es perfecta ni exige la adhesión incondicional

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 18:04

La Ley Orgánica de protección de la infancia y la adolescencia ha sido aprobada en el Congreso de Diputados con amplio apoyo. Las cifras de la violencia contra los menores permanecen en buena parte ocultas, como sucede en prácticamente todos los casos en los que la violencia se perpetra en relaciones interpersonales. En el caso de los menores se acrecienta por su situación de especial vulnerabilidad, precisamente la que la Ley debe proteger. No se trata de promulgar derechos a modo de privilegios, sino de atender las necesidades específicas de las víctimas de delitos graves que, en este caso, afectan a los menores.

Esta ley, como toda obra humana, ni es perfecta ni exige la adhesión incondicional. La violencia contra los menores es una cuestión de extrema gravedad que condiciona el desarrollo vital de quienes la padecen. Esa es una constatación científica como lo es que el bloqueo emocional y el afán de supervivencia lleva a los menores a ocultar el daño que les causan los mayores. De ahí las demandas para aumentar el plazo de prescripción o la adopción de medidas procesales que permitan a los menores declarar en un juicio con las máximas garantías. Hay otras cuestiones en la Ley que deben ser discutidas, pero la política democrática favorece, precisamente, el acuerdo y la transacción para trabajar, una vez aprobadas las normas, en la mejora de su aplicación. Ahora habrá que trabajar en la dotación presupuestaria, porque sin eso, la ley corre el riesgo de quedarse en una buena declaración de intenciones.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2