Boletín

17 DE MARZO

Nuevas vocaciones al sacerdocio, para el bien de todos

Entre este domingo y el martes las diócesis españolas celebran el Día del Seminario, una jornada para pedir nuevas vocaciones al sacerdocio

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 05:58

Entre este domingo y el martes, fiesta de San José, las diócesis españolas celebran el Día del Seminario, una jornada para pedir nuevas vocaciones al sacerdocio y agradecer la entrega de quienes siguen respondiendo a esa llamada. Según los datos que acaba de hacer públicos el Anuario Pontificio, la mayor parte de las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa proceden hoy de países del sur, pero los más de 1.200 seminaristas con los que cuenta España, en absoluto permiten hablar de una sequía vocacional, aunque es cierto que los datos quedan lejos de los de hace unas décadas. Este descenso, sin embargo, ha tenido como efecto colateral positivo una mayor implicación del laicado, que ha asumido un papel más protagonista. Lo que comenzó, tal vez, como obligación, se vive hoy como una oportunidad ilusionante para hacer una Iglesia más sinodal y participativa. Lo cual no solo no resta importancia a la figura del sacerdote, sino que resalta lo específico de su misión, a la que demasiado a menudo se han añadido cargas y responsabilidades que no requieren que las ejerza un ministro ordenado. Claro que también con la pastoral propiamente vocacional tienen mucho que ver los laicos. Lo recuerda la Conferencia Episcopal en torno a este 19 de marzo con el lema «El seminario, misión de todos». Porque las vocaciones no surgen de la nada, sino de parroquias, movimientos y familias cristianas, que son esa tierra fértil sin la cual resulta mucho más difícil que la llamada del Dios al sacerdocio sea escuchada y dé frutos, para bien de toda la Iglesia y del conjunto de la sociedad.

Lo más