• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

3 DE AGOSTO

Navarra, el gobierno de la indignidad

Representa un acto de indignidad política y una traición del socialismo a su propia historia

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 04 ago 2019

Que la socialista María Chivite sea presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, con los votos de Geroa Bai, Podemos y Ezkerra-Izquierda, y con la inestimable abstención de EH Bildu, representa un acto de indignidad política y una traición del socialismo a su propia historia. Por primera vez en sus largos años de existencia, el partido socialista de Pedro Sánchez ha pactado con los herederos políticos de ETA, una banda terrorista que sembró de sangre las filas de un partido que siempre había estado con la Constitución. Aceptar la abstención de Bildu implica condicionar el gobierno de Navarra a los dictados de quienes aún no han condenado los atentados de ETA. También supone haberse negado a apoyar a Navarra Suma, el partido que consiguió más diputados y que representa a las formaciones que defienden la Constitución.

Con este acuerdo en Navarra con los que consideran que los homenajes a los asesinos etarras son “actos de normalidad”, Pedro Sánchez convierte al partido político que defiende las mismas ideas que la extinta ETA en un actor político sin tener en cuenta que siguen defendiendo la violencia como forma de hacer política y de cambio social. Con este gobierno con quienes piden la expulsión de la Guardia Civil de Navarra, Pedro Sánchez ratifica la deriva radical de su estrategia política y cierra cualquier vía de encuentro con el PP y Ciudadanos a nivel nacional. Los socialistas han conseguido un nuevo gobierno regional a costa de su dignidad. Sorprende, una vez más, la absoluta ausencia de autocrítica dentro de las filas socialistas.

Lo más