COPE

Línea editorial: "Mártires de hoy"

No hace falta remontarse a las persecuciones del Imperio romano. Con diferencia, el siglo XX fue el más sangriento de la historia, el gran siglo de los mártires.

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 22:57

Compartir su vida con los más pobres y anunciar un Evangelio sin rebajas, sin miedo a que la verdad pudiera resultar ofensiva para el poder. Este fue el “crimen” por el que fueron asesinados en El Salvador el jesuita Rutilio Grande y otros tres compañeros mártires. Sus nombres se unieron ayer oficialmente a una larga lista de testigos. No hace falta remontarse a las persecuciones del Imperio romano. Con diferencia, el siglo XX fue el más sangriento de la historia, el gran siglo de los mártires.

El foco se había puesto sobre todo en los regímenes comunistas o en el nacional-socialismo, pero la canonización de Óscar Romero centró la atención en la no menos larga lista de testigos que se atrevieron a anunciar la justicia social en regímenes políticos opresivos, en no pocas veces con dirigentes que se decían católicos al frente.

Monseñor Romero es la figura más conocida, pero en su biografía y en su opción preferencial por los pobres el gran detonante fue el testimonio del ya beato Rutilio Grande, testigo excepcional, pero no único. El sacerdote Cosme Spessotto y los laicos Nelson Lemis y Manuel Solórzano, elevados ayer a los altares, son la cara visible de otros testigos de la fe, casi siempre anónimos y desconocidos, que siguen escribiendo con su amor a Dios y al prójimo la historia de la salvación. También hoy. Si algo muestra una beatificación como la de ayer, de personas tan cercanas en el tiempo, es que el cristianismo sigue operando en la historia y revelándose como signo de contradicción.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar