Boletín

5 DE FEBRERO

¿Hasta dónde cederá el Gobierno?

La realidad es que ni ERC ni el PDeCAT van a encontrar un aliado que, por su situación, tenga que pagar tantos peajes y esté dispuesto a ceder más

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:20

El Gobierno de España y la Generalitat catalana mantienen un tira y afloja que más parece una suerte de representación teatral en torno a los presupuestos y a las supuestas diferencias que habría entre ambos ejecutivos. La realidad es que ni ERC ni el PDeCAT van a encontrar un aliado que, por su situación, tenga que pagar tantos peajes y esté dispuesto a ceder más. Piensan, además, que con la cercanía del juicio a los políticos presos, pueden terminar sacando alguna ganancia del ruido y del río revuelto. Por su parte el Ejecutivo socialista sabe que con 84 diputados vive permanentemente en el alambre. Tal vez por eso ambos se han descolgado hoy con el nombramiento de un mediador para que sea testigo neutral en las negociaciones políticas que van a tener en los próximos días. El independentismo ha exigido que en las reuniones haya una especie de notario para que retiren las anunciadas enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado. Carles Puigdemont, en algunas de sus delirantes intervenciones, ha llegado a reclamar la presencia de mediadores internacionales.

Es inevitable que en la opinión pública se perciba con asombro el indisimulado chantaje de los independentistas. En una situación tan rocambolesca, con tales socios como compañeros de camino y todo lo que está en juego, lo mejor sería que el Gobierno abandonara el sainete, aunque eso supusiera tener que convocar elecciones de inmediato.

Lo más