13 de enero

Un Gobierno lleno de palabras vacías

En torno al mantra de la coalición progresista, utiliza de forma recurrente otros como diálogo y pluralidad que, por sí mismos,  no quieren decir nada

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 02:24

Para tratar de justificar lo injustificable, Pedro Sánchez aprovecha cada comparecencia para hablar en términos grandilocuentes, vacíos de significado, más propios de la propaganda que de la gestión política. En torno al mantra de la coalición progresista, utiliza de forma recurrente otros como diálogo y pluralidad que, por sí mismos,  no quieren decir nada. Este domingo ha vuelto a la carga a la hora de presentar a la opinión pública el nuevo Gobierno, en una comparecencia, también completamente vaciada de contenido, tras haberse filtrado previamente todos los nombres a la prensa, de haber tenido la poca elegancia de comunicar al  Rey los nombres por teléfono y de presentarse ante los medios, una vez más, sin admitir preguntas. En todo caso, ha sido una forma de presentar el Ejecutivo coherente con el proceso de conformación, por una parte dando una imagen lamentable de reparto de sillones y, por otra, hurtando  a la ciudadanía el contenido real de lo pactado con los socios que, de momento, van a sostenerle en Moncloa.


Las encuestas que hemos conocido este domingo ya empiezan a pasar factura a un Pedro Sáchez que, en cuestiones decisivas, no ha tenido empacho en hacer todo lo contrario a lo que prometió durante la campaña electoral. De forma surrealista, Sánchez ha aprovechado su monólogo para hablar de diálogo y para esbozar con trazo grueso las que, en teoría, van a ser las líneas prioritarias de su Gabinete, como por ejemplo la igualdad, el entendimiento territorial, la justicia social, la transición ecológica y la creación de empleo. Un Gobierno que comienza edificándose sobre la ambigüedad y la palabrería hueca no es un buen augurio para España.

Lo más