Boletín

El drama del olvido

El Papa Francisco ha visitado este domingo la zona de Camerino-San Severino que quedó arrasada hace casi tres años por un gran terremoto 

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 03:43

El Papa Francisco ha visitado este domingo la zona de Camerino-San Severino, en la región central italiana de Marche, en plenos Apeninos, que quedó arrasada hace casi tres años por un gran terremoto. El Papa ha querido visitarles para estar al lado de las víctimas y rezar con ellas al Dios que nos recuerda. Porque uno de los frecuentes dramas que se añaden a tragedias de este tipo es el del olvido. Lo estamos viendo estos días entre nosotros, a propósito del primer aniversario de la llegada del Aquarius al puerto de Valencia y el fracaso a la hora de abordar el fenómeno de la inmigración desde políticas cortoplacistas, más pensadas para el rédito electoral que para la verdadera solución de los problemas. Por eso el Papa ha querido ser muy claro cuando ha afirmado en Camerino que se corre el riesgo de que, tras una primera implicación emotiva y mediática, en estos casos la atención desaparezca y las promesas terminen en el olvido, aumentando la frustración de los que sufren los problemas en primera persona. 
Se necesita, como ha apuntado Francisco, mucha más fuerza para reparar que para construir, para recomenzar que para comenzar, para reconciliarse que para estar de acuerdo.  Y en ello, en lo que requiere más esfuerzo, tenemos que empeñarnos con especial dedicación, para no movernos solo al ritmo que marca la actualidad o al son de una suerte de moral emocional, que a menudo como viene se va y nos deja al pairo, sin verdaderos vínculos que nos hagan comprometernos de verdad, de manera eficaz y constante, con aquellos que nos necesitan.

Lo más