Boletín

31 DE JULIO

El CIS y los retos de Sánchez

El socialista sabe que ese pomposamente llamado “gobierno de progreso” sería un desastre para la economía

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 17:03

La renovación de PP y Ciudadanos, que ha coincidido con el nuevo sondeo electoral del desprestigiado CIS, responde a una clara estrategia de cohesión interna y liderazgo ante el confuso panorama político. Si la encuesta del CIS, que da al PSOE una victoria cercana a la mayoría absoluta, fuera creíble, Pedro Sánchez no tendría duda en convocar nuevas elecciones. Seguramente la militancia socialista que le aupó a la Secretaría General del PSOE apuesta por un gobierno de coalición con Podemos, pero Sánchez sabe que ese pomposamente llamado “gobierno de progreso”, sería un desastre para la economía y le complicaría sus relaciones con Europa.

Sánchez sabe con seguridad que los renovados PP y Ciudadanos no le van a facilitar la investidura el próximo mes de septiembre, así que debe optar entre nuevas elecciones o intentar un gobierno en solitario, apoyado desde fuera por Podemos y los nacionalistas. Un dato importante es que el sondeo de Tezanos se hizo antes de que el PSOE llegara a un acuerdo con los nacionalistas, con la necesaria abstención de Bildu, para gobernar Navarra; por otra parte, la campaña electoral de unos eventuales comicios generales coincidiría con la sentencia del proceso a los secesionistas catalanes. Curiosamente Sánchez solo parece sentirse a gusto en el terreno de la ambigüedad, y esa es al final su gran debilidad. Seguimos esperando conocer con qué programa piensa gobernar en economía, pensiones, educación y organización territorial.

Lo más