8 de noviembre

La caída del muro de Berlín

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 14:01

Pocos acontecimientos de la historia reciente han sido tan trascendentales como la caída del muro de Berlín un 9 de noviembre hace treinta años. El muro fue el símbolo de un mundo divido en bloques, en permanente guerra fría y bajo la amenaza de la destrucción masiva. Hace treinta años Europa estaba dividida en dos y el comunismo regía los destinos de las personas y de los pueblos de una parte no desdeñable del continente. La osadía de unos líderes mundiales, entre los que se encontraba de forma muy signficada san Juan Pablo II, las mentiras de un sistema político basado en una concepción materialista y las ansias de libertad y justicia de los pueblos del centro y este de Europa, acabaron con el oprobio de un muro que separaba a familias, vecinos y amigos.

A los treinta años de aquel acontecimiento profético, la tentación de constuir nuevos muros sigue presente en la historia. Como acaban de señalar los obispos europeos, la caída del muro de Berlín “nos ha enseñado que construir muros entre las personas nunca es la solución”. Esta efeméride es una llamada a trabajar por una Europa libre y unida a través de un proceso renovado de diálogo entre mentalidades y culturas diversas, dicen los obispos. Han pasado treinta años y Europa aparece hoy bloqueada, como en un laberinto. Es preciso que los europeos volvamos a partir de nuestra herencia, como pedía San Juan Pablo II en Compostela. Sólo así podrá recuperar Europa su vitalidad cultural y espiritual y podrá ser motivo de esperanza para el mundo. 

Lo más