Audio

Sin respeto a la verdad no hay democracia

 

Tiempo de lectura: 1Actualizado13:28

Durante la sesión de control al Gobierno sobre el llamado “Delcygate”, la portavoz del Partido Popular, Álvarez de Toledo, pronunció una frase decisiva: “sin respeto a la verdad no hay democracia”. Efectivamente, cuando se usa la mentira para acomodar la realidad a una estrategia política, es inevitable que se degrade la democracia.

Recientemente la vicepresidenta Carmen Calvo ha argumentado que “no hay una sola definición de España, ni una sola interpretación de la Constitución”. Dada la precariedad de sus apoyos parlamentarios, Pedro Sánchez parece dispuesto a moverse en una zona gris en la que continuamente debe ceder a las exigencias de sus socios, aunque eso entre en contradicción con sus anteriores planteamientos y con su responsabilidad como garante del orden constitucional.  

El mismo Sánchez que reconoció a Guaidó como Presidente legítimo de Venezuela, de acuerdo con nuestros socios de la Unión Europea, lo  rebaja ahora a la categoría de líder de la oposición siguiendo el dictado de Podemos. Y el mismo Sánchez que anunciaba mano dura con el independentismo se apresta ahora a negociar soluciones en los márgenes de la Constitución, forzado por las amenazas de ERC. Sin embargo la impostura no puede mantenerse indefinidamente. La falta de compromiso con la verdad no solo degrada la democracia sino la propia convivencia social.      

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar