Boletín

Audio

La cultura de la fraternidad, base de la paz

 

Tiempo de lectura: 1Actualizado17:57

En una fecha de resonancias dramáticas como el 11 de septiembre, el Vaticano ha sido escenario del primer encuentro del Comité Superior establecido en el histórico documento sobre la Fraternidad Humana firmado por el Papa y el gran Iman de El Azhar a principios de este año. En aquél documento se hacía un llamamiento a los líderes del mundo para que se comprometiesen a difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz, como método para poner fin a los conflictos. Esta ha sido la razón de la primera reunión del Comité constituido, a cuyos integrantes llamó el Papa “artesanos de la fraternidad”, alentándolos a ser el origen de una nueva política mundial, “no solo de mano extendida sino de corazón abierto”.

En este contexto se inscribe otra de las grandes iniciativas por la paz, emprendida por la Comunidad de Sant’Egidio, que la semana próxima reúne en Madrid a centenares de personalidades que integran el Movimiento Internacional de Paz sin Fronteras. En el haber de esta realidad de la Iglesia católica se inscriben ya la pacificación de Mozambique, recientemente visitado por el Papa; la apertura de corredores humanitarios para demandantes de asilo político y otras iniciativas para el diálogo en las conflictivas República Centroafriana, Guatemala y Nepal. Los movimientos por la paz y la fraternidad impulsados por el Papa e inspirados en el “espíritu de Asis” lanzado por San Juan Pablo II, se abren paso como una esperanza luminosa en un tiempo marcado crisis y conflictos.