Boletín

Villca Fernández, preso venezolano: “Esposado a una reja día y noche, al lado pasaban las ratas”

“Te humillaban, hacían que te humillaras para destruirte moralmente”, dice el opositor al gobierno de Maduro

Audio

 

Manuel Ángel Gómez
@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

COPE.ES

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 08:24

“Estaba encerrado en un calabozo con más de 60 presos, no había baños, ni agua, y evacuabas, hacías tus necesidades fisiológicas en el suelo, delante de todo el mundo”, relata Villca Fernández, líder estudiantil en Venezuela, detenido en enero de 2016 por sus críticas al gobierno de Nicolás Maduro. Pasó dos años y medio en prisión, en el Helicoide, “uno de los centros de la tortura del régimen de Maduro”, acusado de difamación y divulgación de información falsa después de escribir un tuit contra Diosdado Cabello, número dos del chavismo. Antes de su detención le habían atacado públicamente por “terrorista, por conspiración y por querer buscar el derrocamiento del régimen”, dice este joven venezolano ahora exiliado en Perú.

 Cuenta el opositor venezolano que al principio estuvo “esposado a una reja de su celda durante un mes, día y noche, 24 horas, pegado a unas cañerías al lado de las que pasaban las ratas”. En prisión les “humillaban, hacían que te humillaras para destruirte física y moralmente”, y señala que nunca le interrogaron, “simplemente me tenían encerrado, y torturaban a otros compañeros delante de mí, les metían electricidad en los testículos”. Asegura que pasó el último mes aislado, sin saber “la diferencia entre el día y la noche”, y que no temía por su vida, “estaba muriendo, uno muere a medida que avanzan las horas y los días, ya estaba muriendo”. 

Villca Fernández explica que él no se fue de su país, “a mí me expulsaron, me desterraron”. Allí continúan su padre, sus hermanos y sus hijos, mientras él vive en Perú, muy agradecido con esa nación y con Amnistía Internacional que ayudó a gestionar su excarcelación. Sentencia que “Venezuela hoy es un calabozo gigante””, y afirma -sin dudar- que volverá a su país.
 

Lo más