Boletín

¿Quiénes son los principales donantes para la reconstrucción de Notre Dame?

Las grandes fortunas francesas no tardaron en anunciar grandes donaciones para poder reconstruir Notre Damme lo antes posible

Notre Dame

Xinhua

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:03

El incendio de la catedral de Notre Dame causó una gran conmoción entre la sociedad francesa, y antes incluso de que los bomberos consiguiesen apaciguar las llamas las grandes familias francesas ya anunciaban grandes donaciones para ayudar a la reconstrucción del templo lo antes posible, incluso antes de que Macron fijase ésta en 5 años. Las donaciones de las grandes fortunas francesas ya suman más de 700 millones de euros. 600 millones provienen solo de cuatro empresas.

La primera empresa en anunciar una gran donación fue Artemis, propiedad de la familia Pinault, que anunció una donación de 100 millones de euros para "recuperar cuanto antes esta joya de nuestro patrimonio". El patriarca de la familia Pinault, François, ocupa el puesto 23 en la lista de Bloomberg de los hombres más ricos del mundo con una fortuna de más de 37.000 millones de dólares. En 1999 se hizo con la mayoría de las acciones de Gucci, y su conglomerado se convirtió en la tercera empresa de artículos de lujo del mundo, gracias a la suma de otras como Yves Saint Laurent y Balenciaga. Además, la familia Pinault también es dueña, entre otras cosas, del equipo de fútbol Stade Rennis, la marca de ropa Puma y la casa de subastas Christie's.

La familia Arnault, propietaria de Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), nombre bajo el que se encuentran firmas como Louis Vuitton, Christian Dior, Moët, TAG Heuer o Givenchy, ha anunciado la mayor donación, 200 millones de euros, para la reconstrucción de Notre Dame, además de "todos sus equipos, creativos, arquitectos y financieros" para ayudar en las labores de reconstrucción de la catedral, así como en la recolección de fondos. El presidente de LVMH, Bernard Arnault, es el hombre más rico de Europa, y según Bloomberg es el tercero más rico del mundo, con una fortuna que alcanza los 90.400 millones de dólares. En 2012 estuvo rodeado de una polémica al solicitar la ciudadanía belga, lo que hizo que se iniciase un debate sobre la presión fiscal a las grandes fortunas. Un año después retiró esta solicitud como "un gesto de apego a Francia y mi fe en su futuro", algo que se ha visto con esta última donación.

Otra empresa que ha anunciado una donación de 200 millones de euros es L'Oreal, propiedad de la familia Bettencourt. En su comunicado afirman que esta donación "extiende muchos años de apoyo a Notre Dame". L'Oreal está dirigida por François Bettencourt Meyers, la mujer más rica del mundo según la lista Forbes, y la 15ª fortuna del mundo. Desde que heredó la empresa la ha relanzado y actualmente cuenta con una fortuna de más de 43.600 millones de euros. A pesar de su importancia, Bettencourt destaca por su discrección, ha aparecido en contadas ocasiones en actos públicos y prefiere indagar en mitología y religiones, de lo que es experta.

Y la última gran donación de tres cifras fue la de la petrolera Total, que anunció una donación de 100 millones de euros. Su presidente, Patrick Pouyanne, anunció esta donación para la reconstrucción de Notre Damme recordando el papel de Total como "primer mecenas de la Fundación de Patrimonio durante muchos años". La petrolera representa la mayor capitalización de la Bolsa de París y la mayor empresa de la zona Euro.

ENTÉRATE AQUÍ CÓMO PUEDES DONAR