Merkel condena la “caza al extranjero” en Chemnitz

“Tenemos grabaciones de video que prueban que hubo odio en las calles y eso no tiene nada que ver con nuestro Estado constitucional"

Protestas de ultraderechistas en la ciudad alemana de Chemnitz

Protestas de ultraderechistas en la ciudad alemana de Chemnitz MATTHIAS RIETSCHEL REUTERS

Corresponsal de COPE en Berlín

Berlín

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 16:26

La canciller Merkel ha confirmado con firmeza la conducta de las marchas ultraderechistas en la ciudad de Chemnitz, en el este del país, y ha recordado que la persecución a los extranjeros no tiene cabida en un estado constitucional. “Tenemos grabaciones de video que prueban que hubo persecuciones, que hubo motines, que hubo odio en las calles y eso no tiene nada que ver con nuestro Estado constitucional", ha dicho, reconociendo que “hubo un crimen horrible y los responsables tendrán que responder ante la Justicia”, pero dejando claro que “nada justifica las agresiones indiscriminadas a extranjeros”.

La investigación acerca de las concentraciones de alrededor de mil personas que amenazaron y agredieron a los ciudadanos de aspecto extranjero que encontraban a su paso, el pasado domingo en Chemnitz, ha sido asumida por la Fiscalía General de Alemania. También han sido abiertas investigaciones contra unos manifestantes que durante las marchas del lunes, que convocaron a unas 2.000 personas, exhibieron cruces gamadas y realizaron el saludo hitleriano. Se trata de nombres conocidos de la escena neonazi y perfectamente identificables gracias a las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad. Efectivos policiales de Dresde y Leipzig han acudido a reforzar a los agentes de Chemnitz, para mantener el control dela calle, y el país entero debate estos acontecimientos, que solamente el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa por Alemania (AfD) ha evitado condenar.

La mecha se encendió, el domingo, por una bronca en un bar en la que murió un alemán de padre cubano de 35 años de edad, presumiblemente a manos de extranjeros. La policía a detenido a un sirio y un iraquí, de 23 y 22 años, como presuntos autores materiales del homicidio a cuchilladas, hasta ahí llegan los hechos, pero las informaciones que circularon por las redes sociales esa misma tarde deformaron los hechos hasta el punto de que muchos de los ciudadanos que salieron a la calle a acudían a una llamada para defender a una mujer que estaba siendo atacada por extranjeros y otros para protestar porque una mujer alemana había sido violada y asesinada por extranjeros.

“Está claro que lamovilización a través de internet es más fuerte y más rápida que lo que hasta ahora conocíamos”, ha lamentado hoy en rueda de prensa el presidente de Sajonia, el cristianodemócrata (CDU) Michael Kretschmer, “y también está claro que esa movilización se basa en informaciones falsas y teorías de la conspiración, por eso llamo a todas las personas que salieron a la calle a hacernos todas las preguntas que quieran sobre los hechos, yo mismo visitaré Chemnitz el día 30 y me pondré a disposición de los ciudadanos, pero debe quedar muy claro que nada justifica lanzarse a la calle a atacar a nadie”.

Dretschmer ha sugerido que “hay quien quiere influir en esta sociedad y resulta repulsiva la instrumentalización que la extrema derecha ha hecho de los acontecimientos”, llamando “a la sociedad no solo de Sajonia, sino de todos los Bundesländer, a salir a la calle pacíficamente y demostrar que no estamos dispuestos a aceptar algo que ataca a nuestros más básicos pilares de convivencia en paz y en democracia”. “Y por favor que quede claro que esto no lo han hecho los ciudadanos de Chemnitz ni los sajones, sino que han sido los extremistas”, ha implorado a los medios de comunicación.  Pero los hechos nos recuerdan que Chemnitz, como el resto de Sajonia, es zona de fuerte implantación de AfD, partido que en las elecciones generales del año pasado se alzó en esa parte del país con un 22 %, casi diez puntos más que la media nacional (12,6 %). En la capital de Sajonia, además se originó, en 2014, el movimiento Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), con fuerte vínculos con AfD. “Aquí lo que pasa es que mucha gente está muy enfadada y eso hay que tenerlo en cuenta”, ha justificado los acontecimientos la diputada europea de AfD Beatrix von Storch, nieta de los ministros de Hitler, “y lo que hemos visto es que el Estado ha perdido el control de las calles porque ha perdido el apoyo de los ciudadanos”.

Lo más