May tiende la mano a Trump para un pacto "sin precedentes" tras el "brexit"

Trump ha llegado al Reino Unido ante una oleada de protestas

Donald Trump y Theresa May antes de la cena de gala que han celebrado en Londres.

Donald Trump y Theresa May antes de la cena de gala que han celebrado en Londres. Joel Goodman Cordon Press

Agencias

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 23:08

El 'brexit' como una oportunidad para Reino Unido y Estados Unidos. Así lo ve y así se lo ha trasladado la primera ministra británica, Theresa May, al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el objetivo de cerrar un pacto "sin precedentes" para impulsar el empleo y crecimiento.

May relató las numerosas oportunidades que, a su juicio, el "brexit" ofrece a las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y el Reino Unido durante la cena de gala que ha compartido con Trump y con un centenar de empresarios en el palacio de Blenheim, en el condado de Oxfordshire (Inglaterra).

"Mientras nos preparamos para abandonar la Unión Europea, tenemos la oportunidad de llegar a un acuerdo comercial que haga crecer los empleos en el Reino Unido y en Estados Unidos", indicó la primera ministra.

"También es una oportunidad para derribar las barreras burocráticas que frustran a los líderes empresariales a ambos lados del Atlántico", agregó.

Trump y su mujer, Melania, fueron recibidos a su llegada al castillo, antes de las 20.00, hora local, con una ceremonia militar, horas después de aterrizar en la capital británica para su primera visita al Reino Unido.

A la cena, que consistió en salmón escocés, filete de ternera inglesa y fresas con helado, también asistieron algunos miembros del Gobierno británico, como el recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, o el de Defensa, Gavin Williamson.

"Tener a los Estados Unidos a nuestro lado fue, para mí, la mayor alegría", dijo May parafraseando al primer ministro Winston Churchill, antes de reiterar que "el espíritu de amistad y cooperación" entre ambos países tiene una "larga y orgullosa historia".

La primera ministra señaló que "el idioma, los valores y la cultura" que comparten el Reino Unido y los Estados Unidos "inspiran respeto mutuo" y hacen que las dos naciones sean "no solo las más cercanas aliadas, sino las más queridas amigas".

Asimismo, recordó que el Reino Unido es el mayor inversor en EEUU, un 30 % por delante que el siguiente país, lo que "no puede ser subestimado".

Algo que, "significa mucho más que números, significa empleos, oportunidades y riqueza para las personas trabajadoras de toda América".

Trump ha llegado al Reino Unido ante una oleada de protestas, donde permanecerá durante el fin de semana, antes de reunirse el próximo lunes con el presidente ruso, Vladímir Putin, en Helsinki.

Lo más