COPE

El escondite secreto de Isabel II para ocultar sus joyas en el castillo de Windsor por si Hitler ganaba

Para poder guardar las joyas la familia tuvo que retirar los elementos de mayor valor como los diamantes

El escondite de las joyas reales en el castillo de Windsor

EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:04

El castillo Windsor se encuentra a 50 kilómetros de Londres. Mientras que los nazis se hacían con el control de Londres, mediante los bombardeos llamados blitz. Durante estos bombardeos en la Segunda Guerra Mundial este castillo sirvió de lugar de residencia de la Familia Real. Entonces Isabel II era princesa, ya que no fue hasta 1952 cuando heredó el reinado de su padre. Actualmente, este palacio sirve como lugar de residencia de la actual reina británica durante los fines de semana y en algunas ocasiones para celebraciones.

Reino Unido ha mantenido en secreto durante más de 75 años el paradero de las joyas reales. Es por eso que durante tantos años de intriga y desconocimiento se hayan realizado diferentes hipótesis sobre su paradero, algunos hablaban de que estas se encontraban en cajas secretas o en túneles secretos del castillo. Sin embargo, el escritor Colin Brown en encargó de revelar el verdadero escondite en su libro Operation Big, The race to stop Hitler's a Bomb y más tarde se confirmó.

En este libro el autor reveló el lugar en el que se encontraban las joyas reales de la corona, estas se encontraban escondidas en unos frascos de cristal. Aunque la familia se asentó en el palacio Windsor, dentro de la propia Familia Real se desconocía dónde se encontraban estas joyas, por eso ni la princesa Isabel ni su hermana Margarita tenían conocimiento del paradero.

El escondite de las joyas reales en el castillo de Windsor

EFE


Durante el asentamiento nazi, la Familia Real quería evitar a toda costa que las joyas pudieran caer en manos de los nazis, ya que consideraban que estas joyas reales eran un tesoro nacional. Las joyas de la corona tienen un valor insuperable en el mundo, ya que estas incluyen la corona de San Eduardo, la corona principal del estado, el rubí del príncipe negro y la corona imperial de la India.

Las coronas, cetros y orbes que se encontraban en la torre redonda las sacaron y las escondieron igual que hicieron con las joyas. De esta forma, la Familia Real se ponían medios para evitar que los nazis pudieran llegar a “sus tesoros”.

Un día las dos hermanas fueron llevadas a las bóvedas, allí también se encontraban escondidos bidones para fabricar bombas de defensa en caso de que se produjera la conquista por parte de los nazis en Gran Bretaña.

En las bóvedas las dos hermanas pudieron observar dos sombrereras de cuero, las cuales contenían en su interior las joyas envueltas por piezas en periódicos viejos. Para poder guardar las joyas la familia tuvo que retirar los elementos de mayor valor como los diamantes. En el caso del rubí, antes de ser envuelto, se introdujo en un recipiente de cristal. Este frasco además se puso en el interior de una lata de galletas de Bath Oliver, de esta forma pasaría desapercibida.

Cabe destacar que la familia real tenía miedo a la conquista nazi, por ello, no solo pusieron a salvo las joyas, sino que pusieron a salvo otros objetos como la silla de coronación, en la cual todos los reyes habían sido coronados, menos uno. La sacaron del palacio Windsor y la llevaron a la catedral para que estuviera allí custodiada. Además todas las personas que se dedicaban al mundo del arte decidieron esconder y guardar las obras de arte envolviéndolas en algodón por miedo a la invasión nazi.

Todos los rumores que se movían en torno al paradero, no tenían certeza alguna hasta que se confirmó.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar