Detenida una alemana de 15 años por matar a su hermano de 3 a puñaladas

Fue la madre la que se encontró el cadáver enbsangrentado de su hijo de tres años, Niko, en el suelo de la cocina

Detenida una alemana de 15 años por matar a su hermano de 3 a puñaladas

FRIEDEMANN VOGEL

Corresponsal de COPE en Berlín

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:37

Cuando Agnieszka llegó a casa a las nueve de la noche, encontró el cadáver enbsangrentado de su hijo de tres años, Niko, en el suelo de la cocina. Su otra hija, Oliwia, de 15 años, que había quedado a cargo del pequeño, no estaba en casa. La chica fue encontrada por la policía en una localidad a diez kilómetros de distancia el día siguiente. Había tratado de huir, pero no presentó resistencia y hoy será presentada por primera vez ante el juez. La autopsia ha confirmado lo que en el escenario del crimen parecía evidente, que Niko murió “a causa de múltiples heridas punzantes”, muy posiblemente realizadas con uno de los cuchillos de la cocina, y Oliwia es la principal sospechosa.

Todo esto sucedía en la noche del miércoles en Detmold, ciudad de unos 70.000 habitantes ubicada al norte del estado federado de Renania del Norte-Westfalia. Los vecinos han declarado a medios de comunicación locales que era relativamente habitual que la chica recogiese a su hermano pequeño y lo llevase a jugar al parque, incluso comentan que su trato era paciente y cariñoso, pero un ex novio de la madre, Dimitri L., ha asegurado que el comportamiento de la niña “era muy raro” y que él estaba convencido de que “necesitaba ayuda psicológica”Atribuye el asesinato a los celos.

Agniezska, de 46 años de edad, proviene de la ciudad polaca de Łódz que reside en Detmold desde 2013. El portavoz de la fiscalía, Christopher Imig, ha informado que Oliwia será acusada de “homicidio involuntario”, lo que según la ley penal alemana podría suponer a su edad diez años de prisión, y ha sugerido también que será evaluada la situación en la que una menor era la responsable y había quedado a cargo de un niño.

El psiquiatra infantil Christian Lüdke, que ha sido llamado por la policía para mantener una conversación con Oliwia, ha declarado que cuando un niño o adolescente asesina a otro “suele ser la conclusión de una relación largamente enferma en la que el niño se ha sentido por mucho tiempo indefenso”.

Lo más