Boletín

La Corona de Espinas de Jesús y la Túnica de San Luis sobreviven al incendio de Notre Dame

Así lo ha anunciado el rector-arcipreste de la catedral, refiriéndose a dos de los objetos religiosos más importantes 

La Corona de Espinas de Jesús y la Túnica de San Luis sobreviven al incendio de Notre Dame

 

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:07

El rector-arcipreste de Notre Dame, Patrick Chauvet, ha anunciado que se han salvado dos de los objetos religiosos más importantes que albergaba la catedral: la Corona de Espinas y la Túnica de San Luis.

La reliquia de la Corona de Espinas corresponde a la corona que los soldados romanos colocaron a Jesús de Nazaret en la cabeza durante su crucifixión para burlarse de que se hubiera proclamado rey de los judíos.

El otro objeto rescatado es la Túnica de San Luis, un jubón que supuestamente perteneció al rey Luix IX (1214-1270), último monarca europeo que se embarcó en una cruzada para recuperar Jerusalén.

La emoción de franceses y turistas era patente, ante la catástrofe de un símbolo de la ciudad. El rector del templo, monseñor Chauvet, aseguró que se pudieron salvar las principales reliquias, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

El tesoro no se vio afectado, pero sí algunos de los mayores retablos, que no pudieron ser salvados.

Trece millones de visitantes flanquean cada año las puertas de uno de los monumentos más concurridos de Francia y uno de los más reconocidos, escenario de obras de Victor Hugo, de películas y de una iconografía enorme.

Su construcción duró más de 180 años. Comenzó en 1163 y finalizó en 1345. Desde entonces, el paso de tiempo ha hecho mella en Notre Dame. Uno de los momentos más trágicos fue durante la Revolución Francesa, cuando algunos elementos de la catedral, como la Galería de los Reyes, fueron destruidos y sus tesoros robados. También las revueltas del siglo XIX afectaron a la catedral, ya que casi es incendiada.

Fue después de la Segunda Guerra Mundial, época en la que se retiraron algunas de sus vidrieras y obras pictóricas y escultóricas para preservarlas, cuando Notre-Dame ha sufrido varias reformas. Una de las más importantes fue en 2012 con motivo de su 850 aniversario: se renovó el campanario y se cambiaron algunas campanas. Ese mismo año se reabrió la cripta tras varios meses de limpieza y trabajos de conservación.

Lo más