El arresto de un cantante de rap controvertido divide Marruecos

El artista ha acusado a los cuerpos de seguridad de "corruptos" y de otros insultos más graves

El rapero Simo Lgnawi

El rapero Simo Lgnawi

@Bmesacope

Corresponsal en el norte de África

Rabat

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:12

Simo Lgnawi es un rapero frustrado, desesperado por un entorno social y económico estancado. Quizás este sentimiento de negligencia le llevó a foguearse la noche del pasado 24 de octubre en un vídeo que difundió en directo en las redes sociales que vapuleaba sin pudor a las autoridades marroquíes. Arremetió contra el poder con todo tipo de insultos en un estado de embriaguez, pero sabía lo que hacía.

Lagnawi entró en la cárcel acusado de "socavar el honor y el respeto de una autoridad, magistrado, funcionario público, comandante (…)", según recogen varios artículos del Código penal. El juicio se celebrará el próximo 14 de noviembre y el joven se enfrenta a un año de prisión. Los que le rodean piensan que de confirmarse la condena poco cambiará de su actual situación porque la calle, en ocasiones, también es una manera de vivir entre rejas. En su barrio, marginal, en la ciudad de Salé, la vecina de Rabat, jóvenes como él sufren la dureza de un mundo sin horizontes. Las drogas y la delincuencia se convierten así en el último recurso. Para Simo su alternativa es la música urbana.

VIVA EL PUEBLO

La popularidad del rapero saltó poco antes de darse de bruces con la cárcel tras publicar una canción junto con sus compañeros Lazaar y Weld I’Griya, bajo el título "viva el pueblo" . En ella, el rapero dedicaba fuertes pasajes a los cuerpos y fuerzas de seguridad a los que acusaba de "corruptos" e "hijos de puta".

El single fue escuchado en una sola semana por más de ocho millones de marroquíes. Se hizo viral y Lagnawi salió fortalecido de tanta frustración acumulada en la madrugada de la difusión del vídeo porque esa noche, en la que iba acompañado por amigas, le detuvo la policía y le exigió 300 dirhams (30 euros) si quería salir indemne de un posible delito que desconocía.

"Según el relato de la víctima, su reacción (en alusión al vídeo) fue una manera espontánea y saludable a un comportamiento violento de la autoridad, sin ninguna intención mayor, como resultado de una agresión a la moral del joven por parte de la policía", declaró Said Kechoun, el abogado del rapero, quien plantea la hipótesis de la canción controvertida como la verdadera causa de su encarcelamiento y no el vídeo. 

"Si el arresto está relacionado con la canción se trataría de una nueva restricción de la libertad de opinión y de expresión que garantiza la Constitución de 2011", explicó por su parte Ibrahim Menkar, miembro del Consejo Nacional de la Liga Marroquí para la Defensa de los Derechos Humanos.

El rapero de 30 años ya había tenido problemas con la justicia. En 2014 fue expulsado del ejército tras ocho años de ejercicio como soldado raso por cometer un delito de robo.

Lo más