Más directos

Sin Micrófonos: Sánchez necesita a los mayores para su remontada

El voto de la tercera edad pesa. Los mayores de 65 años son muchos y están movilizados. El secretario general del PSOE ha puesto en ellos sus expectativas de crecimiento electoral

Sánchez necesita a los mayores para su remontada

 

  • item no encontrado

Redactor Política Informativos COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:19

Los estudios realizados mediante el cruce de datos de investigaciones propias y ajenas, como la del CIS, vienen dando a los socialistas pistas de dónde pueden cazar más apoyo electoral: El voto de las personas mayores de 65 años. Según todos los cálculos, ese voto senior está dominado por el PP con el beneplácito de cerca del 33%. Mientras, el PSOE suma el respaldo del 23%, a 10 puntos de distancia.

La clave, para el equipo de Pedro Sánchez, está en que Podemos y Ciudadanos consiguen entre los dos partidos, la confianza de alrededor del 17% de esa franja de edad. Los números evidencian que nuestros mayores, más conservadores, son poco proclives a dejarse encandilar por las nuevas marcas. Y a ello se aferra el PSOE en la búsqueda de plantar batalla en un terreno donde la competencia con Pablo Iglesias o Albert Rivera en las urnas resulta, al menos en apariencia, menor. 

Los esfuerzos denodados de Pedro Sánchez por recuperar ese terreno perdido ante Mariano Rajoy tienen todavía mayor lógica al tirar de memoria. En el socialismo se rinden ante la evidencia de que los recortes que en su día llevó a cabo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero les alejó de aquel segmento de la población que, ahora, están intentando atraer disparando el gasto de las pensiones. No sólo eso. El secretario general ha dedicado asambleas abiertas con la militancia en exclusiva a esas prestaciones, aderezadas con toda suerte de datos, con Sánchez mostrando incluso fotos de su propia madre, recientemente jubilada.

El renacido Pedro Sánchez, por otro lado, presume de los logros cosechados por Felipe González, con campañas evocando “la transformación y modernización de España” como “obra de los socialistas”. El “nuevo” PSOE se remonta a los 80, ciertamente, con la vista puesta en un electorado entrado en años. Esos mismos que con la crisis económica se echaron masivamente en brazos del PP. En efecto, los socialistas han sido a lo largo de nuestra democracia la opción favorita de los pensionistas. La intención de voto entre los mayores de 65 superaba de largo el 30% en 2008 hundiéndose por debajo del 20% en 2011. De hecho, el PSOE rompió en aquellas generales una preeminencia hasta entonces histórica, perdiendo la confianza de los “mayores”.

La reconquista de ese nicho electoral podría hacer despegar a Sánchez hacia su soñada victoria. Los socialistas encabezan además las preferencias frente a las demás opciones en el tramo de edades comprendidas entre 55 a 64 años. Esto es, aquellos preocupados por sus pensiones y que, junto a los jubilados, constituyen el mayor caladero de votos. Además, se abstienen poco. Suficientes razones, con Podemos por añadidura a ojos de los estrategas socialistas en claro retroceso, para que Pedro Sánchez les dedique sus desvelos. 

Lo más