La oposición, con las manos atadas frente a la ofensiva legislativa de Sánchez

Cuando las Cámaras están disueltas, es la Diputación Permanente el órgano encargado de tramitar las actividades del Congreso y del Senado

Vídeo

 

María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:40

PP, Ciudadanos, e incluso el PNV han mostrado su oposición a esa nueva forma de gobernar de Pedro Sánchez que pretende aprobar a última hora Reales Decretos con medidas “agradables” para el electorado... forma de gobernar que es, quizá políticamente reprochable, pero jurídicamente correcta.

Las cámaras quedarán disueltas el martes pero, contrariamente a lo que se cree, el Gobierno no entrará en funciones ese día, sino que sus capacidades permanecerán plenas hasta el día 28 de abril, es decir, Sánchez podrá seguir gobernando a través de Reales Decretos hasta entonces. 

Y solo a partir del 29 de abril su actividad tendrá que ceñirse a los asuntos ordinarios y urgentes de la administración. No es por ello extraño que, por ejemplo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, haya pedido hoy que se regulen los temas sobre los que pueden legislar los gobiernos en vísperas de elecciones.

Cuando las Cámaras están disueltas, es la Diputación Permanente el órgano encargado de tramitar las actividades del Congreso y del Senado. A ese órgano, pues, le tocará convalidar las iniciativas legislativas del Ejecutivo. Sus miembros tendrán dos opciones: no convalidarlo; o convalidarlo, pero no podrán introducir ninguna enmienda en el texto, para convertirlo en ley. Así pues, solo hay una forma de frenarlas: votando en contra.

Algunos partidos criticaban el tufo electoralista de las medidas anunciadas por el Gobierno. Pablo Casado comparaba hoy la actitud de Sánchez con el que invita a una ronda en un bar, y se va por la puerta de atrás sin pagar. Desde el PNV, Aitor Esteban aseguraba que “a estas alturas” ya no están dispuestos a eso; y la portavoz de Podemos, Irene Montero, no cerraba la puerta a dar su apoyo a los decretos si incluyen sus exigencias.

Expertos consultados por la COPE reprochan, además, al jefe del Ejecutivo el uso abusivo que ha hecho del Decreto Ley durante su mandato. En sus casi nueve meses de Gobierno ha aprobado 13 leyes y 26 Decretos-Leyes, algo que no es, dicen, de lejos, normal, porque, según nuestro ordenamiento jurídico, están previstos solo para casos de extrema necesidad.  Así pues, apuntan, su forma de gobernar se asemeja más a la de Franco, que hacía leyes a su antojo, que a la de un presidente que, además, saca pecho por su defensa del parlamentarismo.

Lo más