Boletín

El juicio del procés: una semana intensa

Ocho procesados, la mayoría  muy intensos, en especial Jordi Turull, Raúl Römeva, Josep Rull y Jordi Sánchez

Vila: lo que ocurrió en Cataluña es impropio de una sociedad avanzada

Captura de señal institucional del Tribunal Supremo. EFE/Tribunal Supremo

Patricia Rosety
@patriciarosety

Jefa de Tribunales

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:00

La semana fue intensa en el Tribunal Supremo. Ocho procesados, la mayoría muy intensos, en especial Jordi Turull, Raúl Römeva, Josep Rull y Jordi Sánchez. Y la que viene promete. No faltaron los discursos políticos, con clases de independentismo y autodeterminación incluidas. Se aferraron a que hicieron lo que les pidieron los ciudadanos de Cataluña, una parte de los ciudadanos, los partidarios de la independencia. Y tuvieron que hacer un ejercicio de equilibrio con la ley. Quedó claro que priorizaron el compromiso con los suyos. Y llegaron a decir, como fue el caso de Josep Rull, que no sintió que desobedecía a nadie. “El Tribunal Constitucional no tiene autoridad moral porque se convirtió en un instrumento del Gobierno”, dijo. Sin embargo, la exconsejera de Trabajo, Dolors Bassa, sí reconoció la autoridad del TC, “pero si hay un conflicto hay que solucionarlo”, manifestó.

Hicieron un alegato del pacifismo para rebatir el delito de rebelión. “Los catalanes no somos violentos, somos del país de Pau Casals”, dijo Jordi Turull, recordadndo el “Himno de las Naciones Unidas, el “Himno de la paz”. Todos negaron la violencia, tanto la del asedio a la Consejería de Economía, el 20 de septiembre, como el día del Referéndum. Sólo la vieron en las Fuerzas de Seguridad. Un momento clave fue el interrogatorio del Fiscal Javier Zaragoza al líder independentista Jordi Sánchez. Está acusado de rebelión. Casi seis horas de interrogatorio pormenorizado, tenso, en el que Sánchez se negaba a ver violencia por parte de los manifestantes y a negar cualquier responsabilidad. Una vez más Zaragoza estuvo brillante. “ No se puede criminalizar a todos por unos cuantos”, dijo. Quiso dejar claro que él no dijo nada de la Guardia Civil, porque la Guardia Civil no dañó sus vehículos. “ Puedo ser independentista, pero no idiota”, manifestó al fiscal Zaragoza. Y por negar, negó violencia ante la comitiva judicial. La letrada judicial no salió por la puerta porque no quiso. La realidad es que tuvo que salir por la azotea.

Los momentos tensos entre acusados y fiscales fueron muchos. Y el Presidente del Tribunal, Manuel Marchena, tuvo que intervenir en múltiples ocasiones, en especial en los interrogatorios de Jordi Turull y Josep Rull. Les tuvo que decir que no hiciesen juicios de valor y que no calificasen el interrogatorio del fiscal.

Decía al principio que la semana que empieza promete. El martes finalizarán los interrgatorios a los acusados con Jordi Cuixart y Carmen Forcadell. Y el miércoles acudirán los testigos de formaciones políticas. Y ese día escucharemos a Mariano Rajoy, a Soraya Sáenz de Santamaría y a Cristóbal Montoro, entre otros.

Lo más