Boletín

Trapero, el mosso guitarrista que cuida de su huerto en el Penedès

El Tribunal Supremo da este jueves en el juicio del "procés" la palabra al exmayor Josep Lluis Trapero

Trapero, el mosso guitarrista que cuida de su huerto en el Penedès

 

Agencias COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 05:05

El Tribunal Supremo da este jueves en el juicio del "procés" la palabra al exmayor Josep Lluis Trapero, que tendrá su turno para replicar las acusaciones de connivencia con el 1-O y defender el papel de los Mossos, mientras sigue a la espera de ser juzgado por rebelión en la Audiencia Nacional.

Trapero tiene una larga carrera profesional a sus espaldas. Acumula casi 25 años de experiencia como 'mosso'. Su formación la llevó a cabo en la Escuela de Policía de Cataluña, donde ingresó en 1989. Llegó a viajar a Estados Unidos, donde quiso extender sus conocimientos en la academia del FBI. Antes de llegar a su último puesto, había sido comisario jefe de los Mossos d'Esquadra.

Su curriculum está manchado por dos fechas históricas recientes. Los atentados yihadistas y el 'procés'. Los atentados de Barcelona y Cambrils, le valieron duras críticas. Al parecer, el cuerpo de seguridad catalán recibió información en relación a un inminente ataque yihadista en Barcelona días antes, al que no hicieron caso. La otra mancha en su expediente es, que Trapero está siendo investigado por un presunto delito de sedición en el marco del 'procés' soberanista en Cataluña. Y esto último, a pesar de tener fama de ser independiente políticamente, y de no haberse “mojado” nunca a favor de nadie.

Entre las condecoraciones que le han sido otorgadas destacan la Medalla de Bronce al mérito policial del Cuerpo de Mossos de Escuadra, en dos ocasiones, la Cruz al mérito policial con distintivo blanco del Cuerpo Nacional de Policía, en tres ocasiones, y la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco, en dos ocasiones.

Es hijo de un taxista de Valladolid y se crió en Santa Coloma de Gramanet. Dio sus primeros pasos como Policía de niño, cuando el secretario de la junta de vecinos de su comunidad le mandó la tarea de vigilar que nadie estropeara las paredes del edificio recién pintadas, como ha señalado La Vanguardia.

Le gusta tocar la guitarra. Al parecer, en las cenas de gala de los Mossos suele cantar canciones de Serrat. También lo suele hacer en reuniones de amigos. La periodista Pilar Rahola colgó en Twitter un vídeo de uno de esos momentos.


 

No le gusta el fútbol, aunque si la cocina. También se dice de él que es un hombre reservado y de confianza, con un circulo privado muy cerrado. Le gusta evadirse y desconectar, trabajando en su huerto de situado cerca de Vilafranca del Penedès.

Lo más