Boletín

MEMORIA HISTÓRICA

Sobrina de una víctima del nazismo: Llevo 20 años yendo a Mauthausen

Rosa Toran es sobrina de Bernardo, una víctima del Holocausto nazi que estuvo en el campo de concentración de Mauthausen y falleció en el anexo de Gusen. Hoy, cuando el nombre de su tío es reconocido en la lista publicada por el Gobierno, recuerda la veintena de veces que ha ido donde él sufrió el horror.,"Como mínimo he ido veinte veces a Mauthausen para asistir a los actos de liberación -relata a Efe emocionada-. Siempre en grupo, con Amical", la asociació

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:13

Belén Escudero.

Rosa Toran es sobrina de Bernardo, una víctima del Holocausto nazi que estuvo en el campo de concentración de Mauthausen y falleció en el anexo de Gusen. Hoy, cuando el nombre de su tío es reconocido en la lista publicada por el Gobierno, recuerda la veintena de veces que ha ido donde él sufrió el horror.

"Como mínimo he ido veinte veces a Mauthausen para asistir a los actos de liberación -relata a Efe emocionada-. Siempre en grupo, con Amical", la asociación que agrupa a los deportados de este campo de concentración austríaco y de todos los del nazismo, así como a los familiares de los supervivientes y los asesinados.

Rosa es consciente de la importancia de lo ocurrido hoy. Sabe que es "muy importante porque es dar nombre a las víctimas anónimas del nazismo, a los republicanos antifascistas, los primeros que se enfrentaron en la guerra de España", declara a Efe.

Ella quiso que el nombre de Bernardo ToranMartínez, natural de Figolls (Barcelona), figurara en una placa en el crematorio de Gusen y así lo hizo, como lo hacen, según cuenta, algunos de los familiares que van cada año.

"Hay centenares de placas", detalla Rosa, que esta mañana ha salido escopetada del pequeño pueblo en el que se encuentra de vacaciones en Teruel para comprar el periódico y poder guardar en papel lo que se publica de esta lista que lleva su apellido.

Quiere tener todo lo relacionado con la lista que publica este viernes el Boletín Oficial del Estado, que reconoce y da fe del sufrimiento que padecieron 4.427 españoles muertos en los campos de concentración en Austria de Mauthausen y de Gusen.

En su pueblo no hay prensa y se ha ido al más próximo porque lo de hoy "es un reconocimiento que ha tardado mucho en llegar". "Pero ha llegado -añade- y es una manera de dar voz aquellos que han estado tantos años en silencio".

Hoy se ha dado voz a su tío, hermano de su padre, que tenía 24 años cuando fue asesinado. La familia supo a través de un amigo de su tío lo que sucedió con él, cómo estuvieron juntos desde la retirada en los campos de Francia y luego en Mauthausen.

Este amigo, que logró sobrevivir, les contó cómo murió, en el lugar "donde lo hacían la mayoría de republicanos y a donde los llevaban desde el campo central y cuando ya estaban bastante debilitados". Esas circunstancias, y que las condiciones eran todavía peores allí, hizo que muy pocos sobrevivieran".

Rosa busca el periódico y le gustaría que reflejara que "las víctimas tienen nombre y apellidos, que tenían una edad, que cada uno tenía una trayectoria y una vida. Porque hay que pasar la barrera de las cifras y pasar a los nombres".

"Eso reconfortará a los familiares, a mí y a todos. Ha llegado con mucho retraso, han pasado demasiados años, se tenía que haber hecho antes, pero... por fin", concluye.

Lo más