• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

El rechazo de Coalición Canaria a Podemos obliga a Sánchez a depender del independentismo para gobernar

El partido apoyó a Batet, pero ni se abstendrá ni votará a favor de su secretario general, obligándolo a recabar el apoyo secesionista

Sánchez saluda a Junqueras durante la sesión de constitución del Congreso

Sánchez saluda a Junqueras durante la sesión de constitución del CongresoEFE

Marcelino Abad
@AbadMarce92

Redactor de cope.es

@AbadMarce92Madrid

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 25 may 2019

175. Este fue el número que permitió a la socialista Meritxell Batet convertirse en la tercera autoridad del Estado. No fue a la primera, sino en segunda votación cuando la exministra fue elegida presidenta del Congreso para la XIII Legislatura.

Sin el apoyo de los independentistas, le faltó un voto para alcanzar la mayoría absoluta de la Cámara, que le hubiera permitido ser elegida a la primera. La suma de PSOE, Unidas Podemos, Compromís, PNV, Coalición Canaria y PRC, el partido de Miguel Ángel Revilla, la aupó al cargo.

175, por tanto, también serían los apoyos con los que contaría Sánchez para ser elegido presidente. Sin embargo, Coalición Canaria ha anunciado que no apoyará una investidura del socialista que venga de la mano de Unidas Podemos "y los independentistas vascos y catalanes". Ni votarán a favor ni se abstendrán porque "un gobierno apoyado en ese radicalismo no va a ningún lado", ha declarado su portavoz, Ana Oramas.

En primera vuelta, Sánchez necesitaría 176 votos a favor para acceder a la Presidencia del Gobierno, o lo que es lo mismo, la mayoría absoluta del Congreso, conformado por 350 diputados. De momento, tiene prácticamente asegurados 173 votos.

Pero si los cuatro líderes independentistas que obtuvieron escaño el 28-A y están siendo juzgados por el Tribunal Supremo –Oriol Junqueras (ERC), Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull (JxCat)– no renuncian a sus actas tras ser suspendidos, la mayoría absoluta quedaría en 174 diputados.

Habría que ir, por tanto, a una segunda votación, salvo que los independentistas voten a su favor en primera vuelta. En ese caso, el socialista necesitaría más síes que noes para resultar investido presidente, o lo que es lo mismo, la mayoría simple de los votos. El bloque que votaría en contra suma 151 escaños: los del PP (66), Ciudadanos (57), Vox (24), Coalición Canaria (2) y Navarra Suma (2).

De esta forma, Sánchez necesitaría la abstención de los independentistas, ya sea de ERC o de JuntsxCat, para ser investido presidente.

Lo más