Las mujeres del Ejército español, 'Mujeres con Valor'

Se cumplen 30 años de la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas. 30 años a pleno rendimiento.

Raquel Pérez Polo
@RaquelPerezPolo

Redactora COPE 

Tiempo de lectura: 7'Actualizado 17 dic 2018

VALOR. He perdido la noción del tiempo que he pasado leyendo, releyendo, repasando una y otra vez estas cinco letras. Sin avanzar. En la retaguardia de un campo de batalla (a modo de pantalla inmensa de ordenador), en la que solo se leía  V A   L  O  R.

Durante horas me han faltado las palabras, las ideas que agazapadas en sus  trincheras se negaban a protagonizar la guerra sin cuartel necesaria para describir las hazañas de las mujeres que forman parte del Ejército español y a las que sobra el VALOR en el combate y les atenazan los nervios ante las preguntas de una periodista que al mayor peligro que se enfrenta día a día es al teclado del ordenador. 

Mujeres con VALOR RECONOCIDO por su actuación en conflictos armados. Mujeres militares con espíritu de sacrificio, disciplina, espíritu de servicio y honor a las que ponemos nombre y rostro por un calendario que por primera vez empodera a las mujeres del Ejército español.

En tierra hostil: Irak, Afganistán, El Líbano

4 de abril de 2004. Nayaf. Milicianos del Ejército de al-Mahdi atacan la base española Al Andalus en donde se habían refugiado policías iraquíes que intentaban controlar una manifestación de protesta por las calles de la ciudad iraquí. Un francotirador alcanza a un capitán estadounidense que se encontraba en la azotea de la base. Los blindados españoles se tienen que emplear a fondo para impedir el asedio. Repelido el asalto a la base, las tropas españolas deben salir en auxilio de los soldados de El Salvador envueltos en una emboscada. Consiguen evacuar a un soldado centroamericano muerto en combate y formar y dar protección a un convoy de regreso a la base. La cabo Alejandra Cuartas conducía una ambulancia BMR, "en una célula de estabilización que va a todos los meollos a los que va cualquier convoy y a cualquier situación de peligro. En Nayaf vivimos situaciones muy críticas durante los ataques a los salvadoreños y los americanos. Situacione muy duras, pero lo duro te hace fuerte".

Audio

 

En recuerdo de ese 04. 04. 2004, la cabo Cuartas es la protagonista del mes de abril, "y porque es mi cumpleaños" me cuenta con una amplia sonrisa que se le intuye a través del teléfono por el se cuela, mientras hablamos, los balbuceos de Alma, la tercera de sus hijos, por la que está de baja maternal. Tres "misiones" familiares por las que ha renunciado a la infantería ligera y ahora se sienta en una mesa de la Oficina de Apoyo al Soldado en la USBA Príncipe en Paracuellos del Jarama a 6.000 kilómetros de Irak, "hay un momento en Diwaniya…ayudamos mucho a los americanos. Tuvieron un combate con los iraquíes y a uno de los muchachos le hirieron, le intentaron reanimar los propios paramédicos norteamericanos, pero murió porque le dispararon en la femoral. Lo trajeron al hospital, el agradecimiento de los americanos por cómo habíamos tratado los cuerpos… son cosas que se te quedan grabadas y las recuerdas. Ay veces que piensas, ¡Dios mío, ese agradecimiento de cómo les ayudamos!… En un conflicto no importa a quién ataquen".

Audio

 

Días después, el 26 de abril, tres blindados del Ejército español patrullan por Diwaniya. Es un ejercicio de reconocimiento por una carretera que serpentea. En un recodo del camino sufren un ataque. En uno de los blindados, la cabo Benakhlifa (mes de agosto), de la Cuarta Legión Tercio 'Alejandro Farnesio' responde con fuego al ataque. La soldado María Jesús Patiño, del Cuarto Batallón de Helicópteros de Maniobra, como artillero de un helicóptero Cougar, brinda su apoyo desde el aire para repeler la emboscada, "salimos en busca de nuestros compañeros a auxiliar al contingente de Tierra que estaba siendo atacado. Es algo automático, no piensas, haces tu trabajo. No te das cuenta de que pones tu vida en peligro. Es cuando vuelves a la base cuando lo piensas, pero en ese momento no piensas ni en la peligrosidad ni en nada de nada". A la soldado Patiño no le parece mal ser el mes de noviembre, aunque por sevillana el mes de abril con la Semana Santa, la Feria, la primavera era su preferido.

Audio

 

La cabo Almudena Porras es la protagonista del mes de mayo, "no sabía que iba a ser ese mes, lo desconocía, lo supe en el acto de presentación del calendario con la Ministra". En realidad lo de ser un mes u otro no es lo destacable. Podría haber sido noviembre cuando y junto a la cabo Quintás (mes de octubre en el calendario) y la cabo Torres (mes de junio), todas del 49º Regimiento de Infantería 'Tenerife', respondieron a los ataques de fuerzas hostiles en apoyo de las fuerzas de seguridad afganas que estaban rodeados por insurgentes en el Valle de Golestan en Afganistán. Era 2007, "fue todo muy rápido, actuamos con iniciativa, reaccionamos al ataque de la mejor forma que supimos. Fueron momentos de tensión, pero siempre manteniendo la calma. Fue algo rápido, nos pareció que fue algo rápido aunque luego supimos que habían pasado varias horas. Dos días después, cuando volvimos a la base con el resto de compañeros que nos estaban esperando, fuimos conscientes de lo que habíamos vivido porque desde dentro es todo diferente".

Las tres han expuesto su vida por defender a España, por defender la paz en una tierra en guerra.

¿De dónde se saca el valor?

El VALOR "no se saca, actuamos. Actuamos por inercia, llevamos mucho tiempo preparándonos para algo así, para hacer frente a una emboscada. En un ataque como el que tuvimos, actúas por inercia, no piensas en ese momento, lo piensas despuésHay que reconocer la suerte de haber vivido una experiencia así porque como militar estás preparado e instruído para ello y se tienen ganas de tener una misión de ese tipo y poder contarlo, todo salió bien" contesta con pasión la cabo Porras que después de 30 años de presencia de la mujer en el Ejército español, no duda de que si el valor se le sobreentendía al hombre militar, no se le puede arrebatar a la mujer militar.

Y eso que, como en el resto de profesiones, somos nosotras mismas, las mujeres, las que nos empeñamos en querer demostrar que estamos capacitadas para hacer lo que nos proponemos, "tenemos nosotras mismas una mentalidad en la que tenemos que esforzarnos más para que se nos vea y que se nos reconozcan las cosas, tenemos que luchar un poquito más en este mundo, pero aquí seamos mujer o sea hombre somos iguales. Ellos no le dan tanta importancia, somos uno más" confiesa la soldado Patiño que al igual que los soldados hombres tiene que realizar los mismos ejercicios físicos, debe superar las prácticas de tiro, enfrentarse a los mismos retos. 

"Somos nosotras mismas las que ponemos los tapones. A nosotras no se nos valora por ser hombre o mujer. Aquí haces tu trabajo como soldado, cabo, cabo primero, da igual...Hay sargentos buenísimas siendo mujeres o cabos buenísimos siendo hombres, no se le valora por ser hombre o mujer" reincide en esa igualdad que proporciona el Ejército la cabo Cuartas, que lamenta que seamos las mujeres las que nos ponemos cortapisas, "las que decimos: somos menos fuertes, más blandengues, somos nosotras las que pensamos que no podemos hacer lo mismo, pero es por la etiqueta de la sociedad de que el hombre es más fuerte. Y sin embargo, la mujer muchas veces somos más fuerte psicológicamente, pero nosotras tenemos el doble de amor al arte. No me voy a quedar atrás. Tienes que estar demostrandolo cada cinco minutos". 

Por ese coraje, también presupuesto en las mujeres, el Ejército de Tierra las homenajea con el calendario 'Mujeres con valor' con el que pretende mostrar a las nuevas generaciones de chicas que las Fuerzas Armadas son una salida y donde su trabajo tiene un reconocimiento.

'Mujeres con valor'

Un homenaje a todas las mujeres soldados, representadas por algunas de las personas que tienen reconocimiento de coraje militar, esto es lo que pretende ser el calendario del Ejército 2019.

Un escaparate para que se vea lo que hacen en el día a día nuestras Fuerzas Armadas, que "no solo es el 12 de octubre, trabajamos día a día aunque no se vea, somos como las hormiguitas" reclama la cabo Cuartas. "El calendario nos lo merecemos todos, todo el que se juega la vida, los que están y los que no están" puntualiza la soldado Patiño. "Después de 30 años no somos noticia, pero después de esos 30 años somos muy pocas con ese valor reconocido" señala con orgullo la cabo Porras.

Todas las militares que aparecen en el almanaque son "un modelo a seguir" dijo en su presentación la ministra de Defensa, Margarita Robles, que rindió un homenaje especial a las dos mujeres soldados asesinadas en misión y galardonadas con la Cruz del Mérito Militar con Decoración Roja: la soldado Niyireth Pineda y la soldado Idoia Rodríguez.

La página de enero está dedicada a la soldado Marquínez, actualmente en el Líbano. Ella brindó apoyo en la evacuación de un compañero herido por bala en Babi (Afganistán) en enero de 2011. Posteriormente, realizó un reconocimiento del estado de un niño que había sido disparado por los insurgentes, mientras recibía fuego enemigo.

Febrero presenta la imagen de la cabo Fructuoso, del 3er Batallón de Paracaidistas 'Ortiz de Zárate'. Ella defendió a un compañero herido mientras esperaba el helicóptero de evacuación en agosto de 2012 en Golojirac (Afganistán).

Los corporales Corbacho (marzo) y Gardete (septiembre), ambas del 16º Regimiento de 'Castilla', y Cuartas (abril), de la División Médica Avanzada del Ejército, destacaron en diferentes enfrentamientos con fuerzas hostiles en la base española en Irak y emboscadas en Najaf y Dewaniya en abril y mayo de 2004.

Por las mismas acciones, se reconoció el coraje del sargento Parras y del cabo Fernández López. Comparten el mes de julio con otro socio de la Brigada 'Rey Alfonso XIII', segundo de la Legión Española, que participó en el apoyo de una unidad española que había sido atrapada en una emboscada en Dewaniya, en abril de 2004.

La cabo Quintás (octubre) y las cabos Porras (mayo) y Torres (junio), todos ellos del 49º Regimiento de Infantería 'Tenerife', respondieron a los ataques de fuerzas hostiles en apoyo de las fuerzas de seguridad afganas que estaban rodeados por insurgentes El valle de Golestan (Afganistán) en noviembre de 2007.

La cabo Benakhlifa (agosto), de la Cuarta Legión Tercio 'Alejandro Farnesio' respondió con fuego al ataque que su patrulla de reconocimiento estaba sufriendo en Dewaniya (Irak). La soldado Patiño (noviembre), del Cuarto Batallón de Helicópteros de Maniobra, como artillero de un helicóptero Cougar, brindó apoyo.

La soldado Lloret (diciembre), del 66º Regimiento de Cazadores de Montañas "América", respondió al fuego enemigo mientras ayudaba a un compañero herido y cooperó en su transporte al área de evacuación de helicópteros en Sagatehs (Afganistán) en diciembre de 2011.

Orgullo de ser militar

La soldado Patiño estaba predestinada a vestir de uniforme, y uniforme verde porque viene de familia de guardias civiles, pero se decantó por el Ejército de Tierra, "desde pequeñita me encanta la vida militar". En la familia de la cabo Porras no había inclinación por la milicia, pero el vivir cerca de una base y el ver cada día a aquellos soldados se le metió en la cabeza que su futuro estaba entre militares y con 18 años se marchó de casa, "estás loca me dijo mi madre, ¿a dónde vas?, pero soy muy cabezona y sabían que no me iban a convencer". Una apuesta con su hermano es la razón por el que la cabo Cuartas dejó la ropa de civil en el armario para vestir uniforme cada día, "quería ser enfermera o médico, pero no soy de estar estudiando sentada mucho tiempo. He hecho muchos cursos sanitarios, de técnico de Anatomía Patológica, de auxiliar de clínica... Pero llego al Ejército por una apuesta con mi hermano". Ninguna se arrepiente de lo hecho.

En mis charlas con Alejandra, Almudena y María Jesús he descubierto a tres madres, tres esposas, en definitiva, a tres mujeres con un día a día similar al mío. Durante las entrevistas con la cabo Cuartas, la cabo Porras  y la soldado Patiño he echado la vista atrás, a hace más de 30 años, cuando la mujer aún no formaba parte del Ejército y un niña quería ser policía. En las conversaciones con estas tres profesionales de nuestras Fuerzas Armadas he comprendido que es VENCER. 

VENCER es Valor, Espíritu de sacrificio, discipliNa, Compañerismo, Espíritu de servicio y honoR. Lo que es lo mismo, los VALORES del Ejército de Tierra, en realidad los VALORES  de las mujeres de nuestro Ejército.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar

Especial de Semana Santa en Málaga

Con Adolfo Arjona

Escuchar