Boletín

Los populares contraatacarán contra Vox y Ciudadanos

Pablo Casado ha entendido que no responder a las andanadas de estos dos partidos no le ha ayudado nada

Vídeo

 

María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01 may 2019

El Comité Ejecutivo del PP ha servido para realizar un ejercicio catártico de los máximos dirigentes del partido, para realizar autocrítica , y para buscar la tecla que les ayude a recuperarse de cara a las próximas municipales, autonómicas y europeas, y eso pasa, según los populares por aplicar una máxima: la mejor defensa es un buen ataque. Buen ataque no ya solo contra Pedro Sánchez, sino especialmente, contra Ciudadanos y VOX.

Pablo Casado ha entendido que no responder a las andanadas de estos dos partidos, a sus “malas artes”, no le ha ayudado nada, y ha concluido que Abascal y Rivera estaban más interesados en desgastar al PP, que en desalojar a Pedro Sánchez de la Moncloa. Y esto, se ha acabado. El líder del partido desataba hoy mismo las hostilidades calificando a Vox de formación de extremaderecha, y reprochando a Abascal haber vivido durante toda la vida de las “mamandurrias” que ahora critica desde su pedestal. Casado calificaba además a Ciudadanos de partido socialdemócrata, “lleno de tránsfugas”. Y ninguno de los dos, advertía, van a acabar con un PP que va “a por todas”.

El líder popular demostraba además con datos en la mano que su teoría de los peligros de la fragmentación del voto de centro-derecha es cierta: medio millón de los sufragios de Vox se perdieron sin que se consiguiera ningún diputado, y 4 millones de votos de Ciudadanos al Senado no tuvieron tampoco ningún resultado práctico.

Casado no cree sin embargo que la solución pase por centrar al partido, porque ya lo está, aunque quizá sus mensajes no hayan ayudado mucho en la campaña. Y eso es precisamente lo que le han pedido los barones, que no mire tanto a Vox, para que la gente no les considere como formaciones similares, para que, como decía José Antonio Monago, no crean “que porque dormimos en sábanas blancas, somos del Real Madrid”.

Lo que sí ha sido conseguido el líder del partido es un cierre de filas en torno a su persona, que, de momento, no se ponga en duda su liderazgo, y es que, como decía Jorge Fernández Díaz, “sería una irresponsabilidad abrir la caja de los truenos” a un mes de otras elecciones. José Manuel García Margallo resumía la misma idea citando a San Ignacio: “en tiempos de desolación, no hagas mudanza”.

Casado ha querido también descargar parte de la responsabilidad que estaban achacando a Teodoro García Egea y a Javier Maroto, nombrando para la cita del 26 de mayo a dos nuevas coordinadoras : a Isabel García Tejerina para las europeas, y a Cuca Gamarra para las autonómicas y municipales.

Pero esa pax romana entre los barones y su líder puede quedar condicionada a los resultados de los próximos comicios, a no perder mucho poder territorial. En el PP aspiran a ser como el PSOE en el 2015, que no obtuvo muchísimo apoyos, pero sí que recuperó mucho poder autonómico y municipal gracias a los pactos.

De puertas adentro algunos critican de nuevo las listas que realizó la dirección del partido. Y para muestra un botón: los candidatos desplazados al Senado de Cáceres, Huelva y Zamora, han sacado bastantes más votos que los candidatos al Congreso. Y es que, apuntan voces críticas del PP, tú puedes hacer tres tipos de candidaturas: para ganar, para perder, o para resisitir, y éstas son las que ha hecho Casado.

Lo más