Boletín

VIDA DIGITAL

Los partidos coinciden en la necesidad de regular las plataformas digitales

La irrupción de las redes sociales y otros servicios digitales en las rutinas de comunicación de los partidos políticos y la propagación de desinformación a través de ellas ha reconfigurado la forma de ejercer política, lo que requiere una regulación efectiva e inminente.,Es la conclusión a la que han llegado políticos de los cinco partidos con mayor representación del país en un debate enmarcado en el DigitalES Summit 2019 sobre digitalización y política, celebrado este m

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:56

La irrupción de las redes sociales y otros servicios digitales en las rutinas de comunicación de los partidos políticos y la propagación de desinformación a través de ellas ha reconfigurado la forma de ejercer política, lo que requiere una regulación efectiva e inminente.

Es la conclusión a la que han llegado políticos de los cinco partidos con mayor representación del país en un debate enmarcado en el DigitalES Summit 2019 sobre digitalización y política, celebrado este martes en Madrid y moderado por el presidente de la Agencia Efe, Fernando Garea.

En él han participado el senador del PSOE José Cepeda; la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra; la portavoz de Innovación de Ciudadanos en el Congreso, Irene Rivera; el diputado de Unidas Podemos Pedro Honrubia; y la diputada de Vox en la Asamblea de Madrid Ana Cortuero.

Venimos de una cultura política que no se puede explicar sin la apertura democrática que suponen las redes sociales y los mecanismos digitales, ha señalado Honrubia, y como siempre ocurre cuando se abren espacios de participación, se terminan exigiendo leyes que, en el intento de regularlos, acaban afectando a la libertad de expresión.

Todos han coincidido en que es necesaria la alfabetización de la sociedad respecto a las tecnologías digitales pero también la de los políticos, ya que las medidas a aplicar se enfrentan a "peligros" y "retos" en un espacio que no existía con anterioridad y que, por tanto, no había requerido de una legislación específica.

La propagación de noticias falsas y el impacto de la desinformación en los procesos electorales es otra de las amenazas que ha salido a colación en el debate, pues son inevitables y en uno u otro momento todos los partidos han tenido que contrarrestarlas, ha recordado Cuca Gamarra.

Para Cepeda, autor del informe Redes sociales: ¿hilos sociales o amenazas a los derechos humanos?, presentado en el Consejo de Europa, otro de los peligros recae en que los modelos que perpetúan los nacionalismos y los populismos de repente han encontrado un canal donde campan a sus anchas.

Este es un problema porque por él también discurren campañas de desinformación que buscan desestabilizar los procesos democráticos que lo consiguen utilizando capacidades técnicas de las redes como fue el caso de la recopilación masiva de datos de Cambridge Analytica-, y no se aplica regulación específica para evitarlo.

Igual que tenemos libertad de prensa y libertad de expresión, algo fundamental es la libertad de información, por lo que tenemos que exigir a los poderes públicos es que la información sea veraz y objetiva, que no se pueda manipular, ha explicado.

Tanto Rivera como Cortuero han coincidido en que las noticias falsas ya existían, incluso cuando no predominaban los medios digitales, pero la rapidez con la que se propagan actualmente es mucho mayor y, por tanto, la labor de los políticos se centra en buscar una minimización del riesgo.

Lo más