Las cuentas de Sánchez para aprobar 'su' Gobierno progresista: el juego de los síes y las abstenciones

A pesar del preacuerdo de Gobierno con Unidas Podemos, al PSOE aún le queda mucha tela que cortar de cara a la futura sesión de investidura

El más difícil todavía de Sánchez: el juego de los síes y las abstenciones

 

Millán Cámara

Redactor de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 25 nov 2019

El Gobierno progresista que anhelaba Pedro Sánchez está ahora más cerca que hace 48 horas: se ha conseguido un preacuerdo de coalición con Unidas Podemos en el futuro Ejecutivo. Sin embargo, las cuentas siguen lejos de salir en estos momentos: los 120 diputados del PSOE más los 35 de Podemos hacen un total de 155 escaños… y la mayoría absoluta en el Congreso asciende a los 176.

Por tanto, la ecuación para salir airoso de la futura investidura apenas es un poco menos compleja que al término del 10N. A Sánchez le resta hacer frente al más difícil todavía: sumar más apoyos, sobre todo entre la izquierda, y fiar buena parte de sus anhelos presidenciales a las abstenciones.

Parece más o menos claro quién está, casi seguro, en el bando de los síes al PSOE. Además de Unidas Podemos, se ve muy factible que Más País, el partido de Íñigo Errejón, se sume a la causa del presidente en funciones y de su excompañero de partidoLo mismo sucede con el Partido Regionalista de Cantabria, socio de los socialistas. Con cuatro diputados más (tres de Más País y uno del PRC), los apoyos de Sánchez ya serían 159: podría ser investido en segunda vuelta.

El PNV se mueve más en el terreno de los afines a facilitar la investidura. Ya ha reclamado a Sánchez e Iglesias una “solución a los problemas de encaje territorial de la nación vasca y de la nación catalana”, tras celebrar su pacto. BNG y Teruel Existe también deberían, en teoría, allanar el camino a PSOE y Podemos. Y, al menos, Nueva Canarias. Es decir, uno de los dos diputados de Coalición Canaria.

Con todos estos añadidos (si lo fuesen en forma de síes), el resultado serían 169 diputados: 155 más tres de Más País, más siete del PNV, más uno del PRC, más uno de Teruel Existe, más uno del BNG y más un último diputado de Nueva Canarias / Coalición Canaria.

El nacionalismo se presume clave

Pero aún queda por abordar otro punto importante: las abstenciones. Por ejemplo, si con esos 169 síes Bildu (5) y Coalición Canaria al completo (2) se abstuviesen, habría investidura para Sánchez e Iglesias por mayoría absoluta. Sin embargo, PSOE y Podemos todavía no descartan que el nacionalismo catalán, representado por ERC, cambie el ‘no’ en primera votación, que defiende en estos momentos, por una abstención posterior.

Incluso existe la posibilidad de que el PNV se abstenga en primera votación y pase al ‘sí’ en la segunda. Con la suma de los dos nacionalismos en esa consulta decisiva, habría 179 síes (tres más allá de la mayoría absoluta) para la propuesta de Gobierno progresista. Si se quisiera regir el país sin los nacionalistas, se necesitaría el sí (y no la abstención) de Coalición Canaria, BNG y Teruel Existe.

Sánchez e Iglesias tienen el problema añadido de que el hipotético bando de los noes supera al de los votos positivos: PP (88), Vox (52), ERC (13), Ciudadanos (10), Junts Per Catalunya (8), Navarra Suma (2) y la CUP (2) suman 175 escaños. A tan sólo uno de la mayoría absoluta (que no conseguirán estas fuerzas, ya que algunas de ellas no se aliarían entre ellas). Por los siete escaños de distancia con esta que tendría el Gobierno de PSOE y Podemos con toda su nómina de posibles síes.

Ya lo ven: el juego de las sillas es un auténtico quebradero de cabeza. Y aún hay otra bala en la recámara: que Ciudadanos pase del ‘no’ al sí o a la abstención. Ha terminado la carrera electoral, pero empieza otra que se presume tan o más apasionante: la de la calculadora de pactos

Lo más