La oposión acorrala a Ábalos por el 'Delcygate' que contraataca bajando al terreno personal

En un bronco debate en la sesión de control al Gobierno, Ábalos ha respondido con sorna a las peticiones de dimisión

Vídeo

 

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 16:59

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha centrado este miércoles todo el protagonismo de la primera sesión de control del Congreso al Gobierno de la presente legislatura.

El encuentro que hace más de dos semanas, en el aeropuerto de Madrid-Barajas, tuvo con la vicepresidenta venezolana, mano derecha de Maduro Delcy Rodríguez, así como las explicaciones dadas al respecto tanto por el propio ministro como por compañeros del Ejecutivo, ha sido el motivo que PP, Cs y Vox han encontrado para comenzar su función de control.

"Dimisión, dimisión", han coreado los miembros del Grupo Popular

La bancada del PP ha pedido a gritos la dimisión del ministro  Ábalos, en varias ocasiones. "Dimisión, dimisión", han coreado los miembros del Grupo Popular, algunos de los cuales acompañaban sus gritos con golpes en sus escaños, una actitud que ha llevado a la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, a reconvenirles exigiendo silencio.

También se han escuchado gritos de "mentira" o "es falso" procedentes de las filas del PP mientras el titular de Transportes respondía a sus preguntas sobre lo que ya ha bautizado como 'Delcygate'.

Por su parte, el Grupo Socialista respondía con aplausos tras cada intervención del secretario de Organización del PSOE, quien también ha sido aprobado por algunos diputados de Unidas Podemos aunque más tímidamente.

Además, Pedro Sánchez, que suele abandonar el hemiciclo tras responder a sus preguntas, esta vez se ha quedado en su escaño para escuchar el interrogatorio al ministro de Transportes. Lo mismo han hecho los demás ministros.

Sánchez se ha referido  a Juan Guaidó como el líder de la oposición en Venezuela

Ábalos dice que logró su objetivo sobre Venezuela

Ante las críticas de PP y Ciudadanos, el titular de Transportes ha defendido que "más allá de los detalles" que le preocupan a la oposición su encuentro con la vicepresidenta venezolana consiguió lo que buscaba el Gobierno: que Rodríguez no entrase en suelo europeo y no añadir problemas a las relaciones diplomáticas con Venezuela.

En un bronco debate en la sesión de control al Gobierno, Ábalos ha respondido con sorna a las peticiones de dimisión y les ha acusado a ambos de "hacer el ridículo" llevando este asunto ante el Parlamento Europeo. Gobierno y PP se han acusado mutuamente de minar la credibilidad de España para alcanzar la democracia en Venezuela.

En el pleno de control al Ejecutivo en Congreso, las diputadas del PP Valentina Martínez y Belén Hoyo y el de Ciudadanos Edmundo Bal han instado a Ábalos a aclarar definitivamente sus sucesivas versiones sobre su encuentro con Rodríguez y le han pedido directamente la dimisión.

El ministro, sin embargo, se ha defendido insistiendo en que consiguió que Rodríguez no pisara suelo europeo y ha atacado a sus interlocutores acusándoles de no tener interés en los problemas de España. "Si a usted le pagan por lo que acaba de decir, estamos que derrochamos", le ha espetado a Hoyo. "No hagan grandes análisis, ya saben por qué se han quedado en 10 diputados", le ha dicho a Edmundo Bal.

Ábalos a Álvarez de Toledo: "El suyo es un tono de alcurnia, de una soberbia que ni siquiera tiene necesidad de impostar"

Ábalos llegaba incluso a descalificar en el terreno personal para responder a la interpelación de la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo. "No voy a exigir su dimisión, para hacerlo es preciso dignidad y usted empezó perdiéndola aquella noche rumbo a Barajas y ha acabado por destruirla aquí" a lo que el ministro respondía "el suyo es un tono de alcurnia, de una soberbia que ni siquiera tiene necesidad de impostar, es natural le viene de origen".

Sánchez: Cumplió son su deber

En este sentido el presidente del Gobierno, que por cierto se ha referido  a Juan Guaidó como el líder de la oposición en Venezuela,  ha reiterado que  Ábalos cumplió con su deber al reunirse con la número dos de Nicolás Maduro. Sánchez ha hecho esta alusión a Guaidó en respuesta a una pregunta del presidente de Vox, Santiago Abascal, sobre si Ábalos se reunió con la vicepresidenta venezolana siguiendo "instrucciones expresas" de Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en que el titular de Transportes "hizo su deber" al evitar una crisis diplomática y ha defendido las relaciones de su Gobierno con Guaidó, el presidente encargado de Venezuela.

Para demostrarlo, ha recordado unas palabras del dirigente venezolano en las que aseguraba que tenía las "mejores relaciones con España" y que iban a "seguir insistiendo en trabajar con todos".

"Está bastante clara la posición del líder de oposición en Venezuela", ha concluido Sánchez, quien ha acusado al presidente de Vox de "usar" Venezuela y España para hacer "ruido", que es "lo único que saben hacer".

Edmundo Bal (Cs) y Pedro Sánchez

 

Ha cuestionado los principios de Vox, porque "dicen ser patriotas y van corriendo detrás y practican una diplomacia paralela" en Bolivia y "dicen ser un partido que defiende España, pero financiado con dinero iraní".

"Su amor es tan falso como los visados de la señora Monasterio", ha sentenciado Sánchez, en alusión a la dirigente de Vox en la Asamblea de Madrid, la arquitecta Rocío Monasterio.

En su intervención, el presidente de Vox ha exigido al presidente del Gobierno que asuma responsabilidades por "recibir" a la ministra de una "narcodictadura" e impedir su detención.

"Esto es muy fácil (...). Si dio usted la orden, dimita; si la dio su vicepresidente, que es el delegado de Maduro, dimitan ambos; si el señor Ábalos actuó por libre. mejor que se vaya; si la orden se la dio Maduro a todos ustedes, se pueden ir todos juntos”, ha reclamado.

Abascal ha reiterado que Sánchez es un presidente "ilegítimo" que "cabalga sobre el fraude y la mentira a los españoles" y le ha recriminado que pretenda ocultar que "está encamado con los separatistas, con los comunistas y con los proetarras". 

En este sentido, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido que la vicepresidenta venezolana no entró en el espacio Schengen y ha reprochado al PP que acuse a la Policía de prevaricación por, supuestamente, obedecer una orden "ilegítima". Marlaska ha respondido así a una pregunta de la diputada del PP Ana Belén Vázquez sobre qué instrucciones dio el Gobierno a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ante la presencia de la vicepresidenta de Venezuela en suelo español.

Marlaska ha asegurado que el Gobierno "no dio ninguna instrucción a la Policía. La única instrucción que se da a la Policía es que cumpla la ley y, en este caso, se cumplió y no se permitió a (Delcy) Rodríguez la entrada en el espacio Schengen".

El titular de Interior ha lamentado que desde el PP se viertan acusaciones "tan graves" poniendo en tela de juicio la profesionalidad de la Policía y diciendo que prevaricó obedeciendo "una supuesta orden ilegal e ilegítima".

Por ello, la diputada le ha advertido de que mientras sea ministro de Interior se lo va "echar en cara" y, en este caso, "se lo repetiré", lo que haga falta porque la vicepresidenta venezolana no entró en el espacio Schengen.

"Ustedes confunden prohibiciones de entrada con órdenes de detención internacional, para eso hay que estudiar un poquito más", ha dicho el ministro que, finalmente, ha pedido al PP "respeto" para la Policía.

Por su parte, la diputada ha insistido en que todo fue una "farsa" en la que el ministro ha sido un "utillero", perdió toda la legitimidad y ha quedado cuestionado.

La diputada también le ha dado al ministro "tres recaditos": "Que la verdad acabará saliendo; que no borren las cámaras; y dígale al oído a Ábalos que se vaya por prevaricador"

Rufián pide a Sánchez que la izquierda haga de izquierda para frenar fascismo​ 

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha pedido al presidente del Gobierno,  que "la izquierda haga de izquierda de una vez por todas" para atajar el fascismo en España, "el chusco", refiriéndose a Vox, "y el peor de todos, que es el de corbata, de toga, el de uniforme".

Así ha arrancado Rufián  a quien ha advertido de los tres tipos de fascismo que existen, incluido el "terriblemente peligroso" que asesinó, entre otros, a Enrique Ruano, Aitor Zabaleta o Carlos Palomino y ha asegurado que son las políticas de izquierda y de memoria histórica el "mejor antídoto" para combatirlo.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo ha recordado al portavoz republicano que su gabinete ha situado la memoria democrática "al nivel de política de Estado", recordando las iniciativas que ya han adoptado durante estos meses y las que se plantean hacer en esta legislatura.

Sánchez ha insistido en que van a modificar la ley para corregir las "lagunas" que han detectado y acabar, por ejemplo, con el reconocimiento a fascistas como el inspector de la brigada política franquista, conocido como Billy El Niño.

También habrá más recursos para la exhumación de los restos de las personas que aún yacen en las cunetas y se ha comprometido a llevar a cabo la declaración y el reconocimiento de la figura del presidente de ERC Lluís Companys y "denostar el juicio" por el que fue condenado a muerte es otro de las cosas que se harán, ha asegurado el presidente.

Precisamente, son aspectos en los que ha incidido Rufián al reclamar a Sánchez que retire la medalla "al torturador y reconocido fascista Willy El Niño" y a dignificar cuanto antes la memoria del único presidente asesinado "impunemente" por el fascismo en Europa, al aludir a Companys. 

En directo2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar